Tras la polémica generada por sus dichos sobre la necesidad de "dar vuelta la página" en el distanciamiento entre la sociedad civil y las Fuerzas Armadas, el presidente Alberto Fernández se reunirá nuevamente esta semana con organismos de derechos humanos.

El encuentro fue confirmado por la referente de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora Nora Cortiñas, quien aseguró que le "dolió" la frase del mandatario, pero de todos modos consideró que con el pedido de disculpas y la aclaración "ya está arreglado".

"Esta semana tenemos una entrevista y vamos a charlar largo y tendido, seguramente", sostuvo la referente de los derechos humanos, quien precisó que estaba "acordado de antes una entrevista" en la que participará junto al Premio Nóbel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y "gente de Instituto de la Memoria".

En declaraciones radiales, Cortiñas estimó que "quizás son apuros" los que llevaron al jefe de Estado a realizar las declaraciones de la polémica durante un acto en el predio militar de Campo de Mayo.

"Acá nadie borra la historia, el horror que vivimos, que hay 500 o 600 jóvenes que no conocen su verdadera identidad, es un camino doloroso que no podemos darlo por terminado, la búsqueda, la exigencia total de que no quede ningún genocida en la impunidad. Me dolió, nos dolió", sostuvo la referente de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora.

Y agregó: "Fue muy doloroso escuchar éso. Acá actuaron las Fuerzas Armadas y no se puede dar vuelta la página fácilmente ante el horror que vivimos".

Ayer se sumaron al episodio las voces de las titulares de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, quienes cuestionaron a Cortiñas consideraron que "le da de comer al enemigo".

"Lo único que falta es que en los derechos humanos estemos cuestionando lo que sabemos que es un Gobierno salvador", señaló la presidenta de Abuelas.