La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner recordó hoy el legado de Juan Domingo Perón y destacó que el fallecido presidente se destacó por hacer, más que por decir: "Perón usaba la lapicera en función del pueblo, por eso lo atacaron. Cazó la lapicera y no la largó más".

"Se la pasó firmando, firmando y firmando", mencionó Cristina Fernández. 

Cristina recordó una de las frases más conocidas de Perón, en su libro Conducción política: "Yo no persuadía a la gente con palabras, yo la persuadí con hechos y con ejemplos".

"A la gente hay que persuadirla con hechos”, dijo la vicepresidenta durante el acto de homenaje a Perón en el Polideportivo Municipal  de Ensenada como parte de los homenajes del Frente de Todos (FdT) por el 48º aniversario de la muerte del líder justicialista Juan Domingo Perón.

El homenaje contaba con la presencia del gobernador bonaerense, Axel Kicillof, el diputado y titular del PJ bonaerense, Máximo Kirchner; y los ministros del Interior, Eduardo Wado de Pedro, y de Agricultura, Julián Domínguez; y el intendente de la Matanza, Fernando Espinoza, entre otros.

"Necesitamos superar ese odio irracional hacia el peronismo", instó Cristina.

Reunión de Cristina con Melconian

Cristina Fernández contó cómo se gestó y cómo fue el encuentro con el economista Carlos Melconian.

"Fuimos a una reunión muy buena. Pero cuando se conoció la reunión, lo agredieron a Melconian. ¿En serio piensan que de esa manera se puede construir un país? Tuvimos una coincidencia, es sobre la economía bimonetaria. El problema principal que tiene la Argentina y que causa la inflación", dijo la vicepresidenta.

Sin embargo, Cristina Fernández indicó que en torno de la inflación Melconian piensa más en línea con el ministro de Economía, Martín Guzmán, que hace foco en el déficit fiscal.

"El tema del déficit fiscal, sinceramente, no creo que esa sea la causa central de la inflación estructural de la Argentina. Si esto fuera demoniaco, la Unión Europea no permitiría un déficit del 3%", afirmó. 

No soy una apologista del déficit fiscal, pero esa no es la causa de todos los problemas. Tenemos que encontrar la solución al problema de las corridas cambiarias, que se producen por la escasez de dólares”, apuntó la vicepresidenta.

Cristina Fernández llamó a "encontrar un instrumento que vuelva a poner una unidad de deuda y transacción. Si no arreglamos esto, sonamos, venga quien venga".

"Vino gente en mis antípodas y se volvió a producir el mismo problema, pero con una diferencia: se formaron activos en el exterior, más el endeudamiento", señaló.

La vicepresidenta indicó que hoy "la situación de la gente es muy difícil".

"Me resulta muy triste ver gente conspirar no contra el Gobierno, si no contra los argentinos", completó.

Himno nacional

El acto comenzó con la entonación de las estrofas del Himno Nacional, en un ambiente con fuerte presencia de la militancia kirchnerista.

Mario Secco: "Si hoy gobierna el peronismo, es gracias a Cristina"

El primero en dirigirse a los presentes fue el intendente de Ensenada, Mario Secco, quien abrió el acto recordando a Perón y agredeció a Néstor Kirchner por apoyar la industrialización de su distrito. 

"Fui formado en el movimiento obrero. Nos enseñaron a no traicionar, a pesar de que algunos no aprendieron nada", dijo Secco.

Secco pidió "respeto" por Cristina Fernández de Kirchner y dijo que "si el peronismo gobierna hoy Argentina" es por la decisión de la vicepresidenta.

"Nunca conocí a una compañera con tanto coraje. ¿Por qué tanto ataque contra Cristina? Porque no cabe duda que es la vanguardia de nuestro país. A nuestros compañeros, les digo, guarda con Cristina. Si hoy gobierna el peronismo, es gracias a Cristina. Respeten a esta mujer. ¿Por qué no podemos hablar? Nosotros los kirchneristas somos los que más aportamos a este frente. El próximo año volveremos a poner un proyecto nacional y popular", afirmó.

Homenaje a Perón

Perón falleció el 1° de julio de 1974 en la Quinta de Olivos -a meses de haber asumido su tercer mandato presidencial en octubre de 1973-, como consecuencia de un paro cardíaco derivado de la cardiopatía isquémica crónica.

Lo sucedió su esposa, la vicepresidenta María Estela Martínez de Perón, quien fue derrocada por un golpe de Estado el 24 de marzo de 1976.