La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner asistió esta tarde en la Casa de Gobierno al velorio de Diego Maradona, quien falleció ayer a los 60 años. Un momento dificil para la expresidenta, que no sólo tenía una relacióna afectuosa con Maradona, sino que en el mismo lugar, diez años atrás, fue velado el ex mandatario Néstor Kirchner, cuando ella era presidenta.

Cristina fue recibida por el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof; y de inmediato se dirigió al hall donde se dispuso la capilla ardiente.

Allí, saludó y conversó con la exesposa de Diego Maradona, Claudia Villafañe, y sus hijas Dalma y Gianinna.

Claudia Villafañe saludando a la vicepresidenta
Cristina Kirchner junto a las hijas de Diego

Luego, colocó un rosario sobre el féretro de Maradona y se quedó por unos minutos con sus manos apoyadas sobre el cajón.

La vicepresidente dejando un rosario en el ataúd de Diego Armando Maradona

Además, Cristina Fernández de Kirchner había enviado en horas de la mañana una corona floral que fue colocada cerca cajón. 

El rosario que le dejó Cristina Kirchner a Maradona

Ayer, tras conocerse la noticia del fallecimiento de Maradona, la expresidenta publicó en su cuenta de Twitter un mensaje de despedida, acompañado con una imágen de Maradona. 

Duelo nacional

Para esta tarde estaba prevista una sesión en el Senado, pero se suspendió el temario y solo se realizó un homenaje al Diez, por lo que la vicepresidenta se trasladó desde el Congreso a la Casa Rosada.

La expresidenta tenía una estrecha relación con Maradona y lo había saludado por teléfono el pasado 30 de octubre en su cumpleaños número 60.

Tras despedir al ídolo, la ex jefa de Estado se retiró hacia la oficina del ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro, uno de sus dirigentes más cercanos.