El juez federal Luis Rodríguez sobreseyó a la vicepresidenta Cristina Kirchner en el marco de una causa en la que había sido denunciada por supuesta "insolvencia fraudulenta" para evitar embargos judiciales en múltiples causas.

La denuncia que dio origen a la causa la había hecho el abogado Santiago Dupuy de Lome porque sospechaba que la ex presidenta había puesto bienes, cuentas bancarias y acciones de sociedades a nombre de sus hijos Máximo y Florencia Kirchner para evitar tener que afrontar embargos judiciales.

En su fallo, el juez Rodríguez evaluó que la cesión de derechos hereditarios gananciales de Cristina Kirchner a favor de sus hijos ocurrió el 10 de marzo de 2016, antes de que fuera procesada y embargada en las causas.

"En esa fecha no solo no se encontraba procesada -ni se había decretado embargo alguno sobre sus bienes- sino que ni siquiera había prestado declaración indagatoria", argumentó el magistrado en su fallo. Aunque añadió que "sí se encontraba convocada a hacerlo (el 26 de febrero anterior había sido convocada para el 13 de abril siguiente) en la causa conocida como 'dólar futuro'", añadió.

Además, el magistrado tuvo en cuenta que en la causa denominada "Los Sauces" "ni siquiera había sido iniciada", ya que la misma comenzó recién el 4 de abril de 2016 y "Cristina Fernández no fue convocada a prestar declaración indagatoria en estas actuaciones sino hasta el 3 de febrero de 2017, cuando se la citó para el 7 de marzo siguiente".