Alberto Fernández y Cristina Kirchner volverán a mostrarse unidos en el tema de la deuda. Según pudo confirmar este diario, la vicepresidente visitirá hoy la quinta de Olivos con varias cuestiones para conversar con el Presidente.

"No hay agenda", comentaron en el entorno de Cristina. La respuesta del vocero es real. Cada vez que ambos mandatarios se juntan surgen un abanico de temáticas. La negociación con los acreedores externos está en una etapa de próxima definición.

El Gobierno necesita del respaldo de todos los sectores. Ya se sumaron los empresarios, sindicatos y los gobernadores a un apoyo conjunto a la propuesta de la renegociación que presentó el Gobierno. Los tiempos se acortan y el equipo económico debe cerrar un acuerdo con los bonistas internacionales antes del 22 de mayo. 

En los momentos de importantes pasos en la cuestión de la deuda, Cristina Kichner aparece en escena. Es uno de los temas de mayor preocupación. El jefe de Estado y su vice hablan todos los días por teléfono, contaron fuentes oficiales. Si bien el contacto no es cara a cara mantienen un diálogo fluído.

Cristina estuvo en Olivos por última vez el 16 de abril para participar del anuncio de la oferta de reestructuración de deuda que hizo la Argentina rodeada de gobernadores del oficialismo y de la oposición.

En el medio de la retracción económica por la pandemia, ambos mandatarios no sólo buscarán una salida para evitar caer en el default sino también una solución a la reactivación de la actividad paralizada por la cuarentena. "La solución es que la economía vuelva a funcionar, que la gente trabaje y gane su ingreso", dijo ayer el Presidente en una entrevista televisiva.

Otro de los puntos que podrían charlar sería la puesta en marcha del Congreso. La Cámara de Diputados definirá en las próximas horas la fecha de la primera sesión mixta -presencial y virtual-, mientras que el Senado convocó a una reunión remota para el 13 de mayo. La oposición puso algunos reparos en la modalidad de las sesiones mientras crecía el debate sobre la presentación de un proyecto de ley del oficialismo que busca gravar a las grandes fortunas.