El juez federal Juián Ercolini envió a juicio oral a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, al detenido empresario Lázaro Báez y otros procesados por el direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz a favor de este último.

La resolución se llevó a cabo luego de que vencieron los plazos para que todos los imputados respondieron a la demanda civil por $22.500 millones que les hizo Vialidad Nacional por los daños ocasionados por los fondos que fueron otorgados al Grupo Austral, cuyas obras quedaron inconclusas. 

En la causa se encuentran involucrados el exministro de Planificación, Julio De Vido; el exsecretario de Obras Públicas, José López, el primo del expresidente Carlos Kirchner y Báez.

La Sala II de la Cámara Federal porteña determinó que las maniobras investigadas son el delito precedente que permitió “expandir la matriz de corrupción” a otras investigaciones por lavado de dinero.

Además, el juez acusó a la mandataria de ser la "jefa de una asociación ilícita" y de defraudar al Estado para favorecer a Baez, quién recibió 52 contratos de obra pública vial por $ 46.000 millones durante los gobiernos kirchneristas.