La ex presidenta Cristina Kirchner se hizo presente en el homenaje a los 12 secuestrados de la Iglesia de la Santa Cruz durante la última dictadura, al cumplirse 40 años de haber sido víctimas de un "grupo de tareas" que llegó a ellos tras la delación del genocida Alfredo Astiz, actualmente condenado por crímenes de lesa humanidad.

El acto fue organizado por familiares y compañeros de los 12 secuestrados y se desarrolló en el Solar de la Memoria de la iglesia ubicada en Estados Unidos 3150, en el barrio porteño de San Cristóbal. Entre el 8 y el 10 de diciembre de 1977, represores de la Marina lanzaron una cacería que dio cuenta de Esther Ballestrino de Careaga, Azucena Villaflor y María Eugenia Ponce de Bianco, integrantes del grupo que fundó Madres de Plaza de Mayo; las monjas francesas Alice Domon y Leonie Duquet y siete familiares más.

Todo el grupo resultó arrojado con vida al mar en los denominados "vuelos de la muerte", y los responsables de esa travesía, los pilotos de Prefectura Alejandro D´Agostino y Mario Arrú, recibieron penas de prisión perpetua en el juicio de lesa humanidad de ESMA III, concluido la semana pasada. Durante el acto, estuvieron presentes varias figuras vinculadas al kirchnerismo como el ex titular de la AFI Oscar Parrilli, el ex titular de la AFSCA, Martín Sabbatella, el ex diputado nacional Horacio Pietragalla y el sindicalista Víctor Santamaría, entre otros.

También estuvo en la conmemoración el embajador de Francia en Argentina, Pierre Henri Guignard, para rendir tributo a las religiosas francesas. Durante la ceremonia, la cantante Paula Ferré interpretó los temas “Ausencias” y “El Necio”, pieza cuya autoría le corresponde al trovador cubano Silvio Rodríguez. Además, la narradora Ana Marío Bovo leyó un texto en recuerdo de las 12 víctimas, familiares y religiosos que al momento de su secuestro realizaban una colecta para publicar una solicitada que pedía información sobre los desaparecidos, que finalmente se difundió el 10 de diciembre de 1977 en el diario La Nación. Los integrantes de la Comisión de homenaje leyeron un mensaje en el que pidieron la continuidad de las políticas de Memoria, Verdad y Justicia, y subrayaron que los “derechos humanos no son un curro”.

Antes, se proyecto un video con testimonios de los familiares de las víctimas, Madres de Plaza de Mayo y figuras vinculadas a los organismos de Derechos Humanos que repasó el camino que la justicia siguió en los últimos años con respecto al juzgamiento de los delitos de lesa humanidad.

A modo de cierre, la ex jefa de Estado, en compañía de las Madres que estaban presente en el acto, depositó una ofrenda floral en el Solar de la Memoria, el lugar dentro de la iglesia en el que están depositados los restos de algunas de las víctimas. La ex mandataria se retiró del lugar sin formular declaraciones y el acto fue cerrado con la actuación del grupo La Franella.