La candidata a vicepresidenta del Frente de Todos, Cristina Kirchner, partió ayer rumbo a La Habana, Cuba, para visitar a su hija Florencia Kirchner, quien recibe tratamiento médico y se encuentra internada.

La ex presidenta fue autorizada a viajar por el Tribunal Oral Federal 5, que lleva las causas "Hotesur" y "Los Sauces", y permanecerá en la isla caribeña hasta el 30 de agosto.

De esta manera, estará ausente el 26 de agosto cuando está fijada una nueva audiencia del juicio oral por la llamada "causa Vialidad", en la que se investigan supuestas irregularidades en el direccionamiento de obra pública en Santa Cruz al empresario Lázaro Báez, durante su mandato presidencial.

Según el parte médico que la institución médica que trata a Florencia Kirchner envió al TOF 5, la joven presenta un cuadro complejo que combina estrés postraumático, con síndrome purpúrico, una polineuropatía sensitiva desmielinizante, amenorrea y un linfedema ligero en miembros inferiores.

Antes de viajar a la isla, la senadora nacional repudió a través de la red social Twitter el asesinato de un hombre de 68 años perpetrado por empleados de seguridad de un supermercado de San Telmo luego de que lo encontraran con mercadería robada.

"Vicente Ferrer tenía 68 años y había robado medio litro de aceite, medio kilo de queso y dos chocolatines en el Coto de San Telmo. La seguridad privada de Coto lo mató a golpes por comida", dijo la ex mandataria quien agregó: "Dios mío! Cuánta maldad... Cuánta crueldad. Es demasiado".