La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner dio este martes un contundente apoyo a la política de renegociación de la deuda externa argentina que el ministro de Economía, Martín Guzmán, propone reestructurar, luego de que se produjera otro pico de tensión con los acreedores.

Casi a la hora en que el presidente Alberto Fernández iniciaba su exposición ante el Council of Americas, un centro que aglutina a los principales inversores y banqueros con intereses en América latina, Cristina difundió un corte de una entrevista a Guzmán con una simple frase: "Clarito como el agua".

En ese video, Guzmán plantea que el gobierno del Frente de Todos vino a "resolver un problema" que no creó y dijo que "no hay deudores irresponsables sin acreedores irresponsables". Y marcó que no avanzará en ajustes ni comprometer algo que "impida a Argentina hacer políticas públicas para recuperarse". 

De ese modo, el ministro de Economía salió a cruzar la contraoferta de los bonistas que reclaman nuevas mejoras al plan del Gobierno argentino.