El exministro de Planificación Federal Julio De Vido presentó un escrito ante el juez federal Claudio Bonadio, quien lo acusa por cobro de soborno en los subsidios al gasoil entregado a empresarios de colectivos así como en el transporte ferroviario, y ofreció carearse con aquellos empresarios que declararon como arrepentidos. 

Además, aseguró que desde hace dos años es víctima de una "persecución judicial" en la que sólo se lo acusa por "haber sido ministro y fiel compañero de Néstor Kirchner".

Junto a los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, De Vido prestó este mediodía declaración indagatoria ante la Justicia. Las investigaciones se desprendieron del expediente de los cuadernos del chofer Oscar Centeno: Bonadio fijó 50 nuevas indagatorias que incluye a los tres ex funcionarios.

El exministro ya fue procesado como miembro de una asociación ilícita en la causa de los cuadernos y por los sobornos pagados por empresarios para acceder a obra pública, en tanto que Jaime y Schiavi es la primera vez que son indagados a raíz que algunos de los imputados reconocieron que hicieron pagos ilegales para acceder al control de los concesionarios viales o bien recibir subsidios del Estado Nacional.

Por la formación de estas nuevas causas como desprendimientos del expediente central, Bonadio citó a un total de cincuenta personas cuyas situaciones procesales definirá una vez que finalice la ronda de indagatorias.