El encuentro entre Alberto Fernández, Horacio Rodríguez Larreta, y Axel Kicillof será crucial para definir cómo sigue la fase del aislamiento, en especial, en la zona del AMBA, donde se registra el 90 por ciento de los casos de coronavirus.

La reunión está agendada a las 16 en la Quinta de Olivos. "Comenzará al horario Alberto", aclara a este medio un asesor bonaerense. Al mediodía será el turno del grupo de expertos de la salud que asesoran al Presidente.

Antes de que se hagan los anuncios de la etapa que comenzará el 3 de agosto, Fernández mantendrá un contacto con gobernadores, en especial, con las provincias que hoy se encuentran con mayor cantidad de casos de Covid-19.  En la última semana, crecieron casi 50% los contagios en el resto país, sin contar al AMBA.

Fuentes de ambos lados de la General Paz, aclararon que "no se irá atrás con las aperturas" previstas en la fase 3 anunciada hace 15 días atrás. La idea del Ejecutivo "es mantener todo como está", una decisión basada en los datos epidemiológicos de los últimos días.

El Presidente tiene una mirada prudente sobre los pasos a seguir con respecto a la cuarentena. Fernández quiere que "todo siga como está", sin más aperturas. Una vez que se reúna con Larreta y Kicillof, Fernández tiene previsto dar a conocer las próximas medidas el viernes al mediodía. 

"Nos estamos acercando al pico. Tenemos que ser prudentes", alertó hace unos días el Presidente. Por esa línea irá el próximo discurso del jefe de Estado, en la que volverá a hacer un llamado a la sociedad a "extremar los cuidados" sanitarios.

La Casa Rosada no sólo escucha a los expertos sino que también mide el termómetro social, con especial atención en la situación de la economía. "Veo con preocupación la situación. Nos ha ido relativamente bien, pero tenemos que ponernos firmes porque no está funcionando", dijo esta mañana el Presidente en declaraciones en Radio Con Vos.

La ciudad de Buenos Aires planea un camino más aperturista que deberá esperar, según lo que conversaron ayer Kicillof y Larreta en La Plata. CABA mantiene una estabilidad en la curva de casos y tiene intención de pasar a la segunda etapa con  la apertura de las industrias no esenciales, gastronomía al aire libre y más espacio público. La semana próxima estaría previsto que abran los comercios sobre las grandes avenidas.

La provincia de Buenos Aires es más cautelosa a la hora de analizar las aperturas. Por ahora no están pensando en una marcha atrás, pero todo dependerá de la capacidad sanitaria.

La coordinación de AMBA seguirá como hasta hora. Así lo acordaron el gobernador y el jefe de gobierno porteño, que vienen actuando en forma conjunta ante la pandemia.