El juez federal Daniel Rafecas ratificó este lunes que bajará su postulación como Procurador General de la Nación si se modifica la mayoría para elegirlo, tal como propone el proyecto impulsado por el oficialismo en el Congreso.

"Más allá de que el cargo sea vitalicio o temporario, es indispensable que el PGN ( Procurador General de la Nación) tenga el consenso político suficiente para ejercer un cargo de tanta relevancia institucional, para lidiar con la CSJN y para encarar reformas estructurales a nivel federal", comentó Rafecas en un posteo que realizó en su cuenta de Instagram.

"Reafirmo lo que ya sostuve públicamente: si a mitad del proceso para mi designación, se reduce por ley la mayoría necesaria en el Senado para nombrar al Procurador, eso será para mí un limite ético insuperable, que me hará imposible seguir adelante con la postulación", agregó el juez, ratificando lo que adelantó varias veces durante el año pasado.

También cuestionó no haber sido citado hasta ahora a una audiencia pública para dar su opinión sobre el texto del proyecto de ley: "No fui llamado a dar mi parecer sobre su contenido, ni por quienes lo impulsaron en el Senado, ni en las audiencias en Diputados, así como tampoco por el Ministro de Justicia (Martín Soria)", dijo Rafecas.

La postulación de Rafecas y el proyecto de reforma

En diciembre de 2019, pocos días después de asumir, el presidente Alberto Fernández recibió a Rafecas en la Casa Rosada y lo ungió como candidato oficial a ocupar la titularidad del Ministerio Público Fiscal, en reemplazo del actual procurador interino, Eduardo Casal.

En marzo de 2020, su pliego fue formalizado en el Senado, pero no fue tratado hasta ahora. En cambio, en noviembre pasado la Cámara alta le dio media sanción a la ley de reforma del Ministerio Público Fiscal impulsada por el kirchnerismo.

El proyecto contempla la elección del jefe de los fiscales por mayoría absoluta del Senado, en vez de por los dos tercios de los presentes como hasta ahora, y pone un plazo de cinco años -reelegible por única vez- a la vigencia del mandato del Procurador General de la Nación.

De este modo, el oficialismo espera destrabar más fácilmente la designación de un nuevo procurador, ya que Casal actúa como interino en el cargo desde la renuncia de Alejandra Gils Carbó a fines de 2017.

Rafecas, sin embargo, es resistido por el ala dura del kirchnerismo, que ve con desconfianza el manejo que podría tener en relación con las causas que involucran a Cristina Kirchner. Al contrario, un sector de Juntos por el Cambio, encabezado por la Coalición Cívica de Elisa Carrió (que de todos modos no posee senadores propios), anticipó que acompañaría su pliego.

La discusión por la reforma del MPF en Diputados

Tras la aprobación de la reforma del Ministerio Público Fiscal en el Senado, haciendo uso de su mayoría propia, el Frente de Todos enfrenta un trámite más duro en Diputados, donde depende de los interbloques aliados.

El oficialismo espera darle dictamen al proyecto este martes y tratarlo en el recito la próxima semana.

Sin embargo, Juntos por el Cambio anticipó el último domingo que rechazará el proyecto de ley. "Lo rechazamos porque su tratamiento no es urgente y no responde a las verdaderas necesidades de los argentinos que sufren la inflación, la falta de vacunas, la pobreza y el desempleo", afirmó la coalición opositora en un comunicado.

"Sin fiscales independientes sólo se puede esperar falta de libertad y persecución a cualquiera que piense distinto. Lo rechazamos porque una vez más quieren manejar la Justicia para garantizar la impunidad en causas que nunca pudieron explicar. Todos podemos dejar de ser libres con esta ley", agrega el texto que difundió JxC.

Roberto Lavagna, principal jefe político del interbloque Federal de ocho diputados, también anticipó su rechazo al proyecto, sin nombrarlo, a través de su cuenta de Twitter: "En cuestiones INSTITUCIONALES -las reglas fundamentales de funcionamiento de los poderes de la República- toda reforma requiere mayorías amplias y acuerdos previos, extendidos y profundos, lo que hoy no ha sido construido", afirmó este lunes.

En cambio, José Luis Ramón, diputado del Interbloque Unidad Federal para el Desarrollo, confirmó que respaldará el proyecto al considerar que los cambios apuntan a “poner en una situación de transparencia, de más rendición de cuentas y más presupuesto” al MPF.

Qué dice el proyecto para reformar el MPF

Principalmente, el proyecto propone cambiar la necesidad de una mayoría de dos tercios para elegir al procurador por una mayoría absoluta de los votos del Senado.
 
También establece un plazo de cinco años para el mandato del procurador, con una única posibilidad de reelección.
 
Además, el proyecto de reforma habilita a que el Tribunal sesione con un quorum de 4 miembros. Pero fuentes del oficialismo aseguraron a Télam que en el dictamen de Diputados quedará explicitado que para el dictado de sentencias condenatorias o absolutorias seguirá siendo necesarias las mismas mayorías que en la actualidad, es decir 4 votos para toma general de decisiones y 5 votos para remover a un fiscal.

Sobre la composición de ese tribunal, el oficialismo aceptó modificar el proyecto original y agregar un integrante del Ministerio Público Fiscal en reemplazo de un abogado, tal como habían reclamado la mayoría de los fiscales con los que se reunió Soria, algo que aún deberá plasmarse en el dictamen de comisión que vaya a ser enviado al recinto de Diputados.

De esa forma, el Tribunal de Enjuiciamiento quedaría compuesto por un representante del Poder Ejecutivo, dos representantes de la Comisión Bicameral parlamentaria (1 por la mayoría y 1 por la minoría), un representante del consejo interuniversitario nacional, un abogado y dos fiscales (un varón y una mujer).