El juez federal Sebastián Casanello procesó al ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido y al ex secretario de Obras Públicas José López por “administración fraudulenta y cohecho” en la causa Skanska.

Se trata de la investigación que busca determinar si hubo uso de facturas truchas y pago de coimas por parte de la multinacional de origen sueco a funcionarios nacionales para la construcción de gasoductos en el país.

La causa se había iniciado en 2006 y se reactivó en los últimos años luego de que la Sala IV de la Cámara de Casación validara una grabación de un directivo de Skanska en la que reconocía el pago de sobornos a funcionarios argentinos para poder acceder a la licitación de ampliación de gasoductos norte y sur en el país.

La grabación corresponde al gerente comercial Javier Azcárate, quien explicaba cómo eran las operaciones ilegales de pago de sobornos y de qué manera la constructora había creado un sistema de facturación falsa para justificar la erogación de fondos, simulando trabajos que no se realizaban. Casanello evaluó que la licitación pública “no se realizó y se modificó hacia un concurso privado”, al cual fue invitado un grupo estrecho de empresas.

Al reactivarse la causa, el fiscal Carlos Stornelli había pedido más de 30 declaraciones indagatorias que comenzaron en diciembre de 2016 y se llevaron a cabo durante todo este año: ahora Casanello procesó sin prisión preventiva a De Vido y López, aunque ambos están detenidos en el penal de Ezeiza por otras causas.

En su resolución, el juez consideró las diferencias de precios entre el presupuesto de las obras y lo pagado por ellas, que resultó ser de 185 millones de pesos: de acuerdo a la evaluación de la documentación de la firma Skanska el pago de sobornos fue por un total de 14 millones de pesos.

  • El ex ministro solicitó traslado al penal de Marcos Paz

La defensa del detenido De Vido, pidió al juez Luis Rodríguez que autorice su traslado al penal de Marcos Paz desde la cárcel de Ezeiza. El magistrado respondió que no tiene objeciones para ese traslado, pero aclaró que la decisión es del Servicio Penitenciario Federal, explicaron fuentes judiciales.

De Vido fue detenido hace una semana tras ser desaforado en el Congreso Nacional y desde entonces permanece en el hospital penitenciario de la cárcel de Ezeiza, donde se le practican estudios médicos, y en donde se preveía quedaría detenido.

Sin embargo, los defensores Maximiliano Rusconi y Fabián Améndola pidieron el traslado del ex ministro con el argumento de que, en Marcos Paz, el ex funcionario podrá realizar caminatas, algo necesario para controlar su diabetes, en su calidad de paciente insulinodependiente.

De Vido está detenido por orden de Rodríguez en la causa por defraudación en Yacimientos Carboníferos Rio Turbio y también por disposición de otro magistrado, Claudio Bonadio, quien lo procesó con prisión preventiva por delitos en la compra de buques de gas licuado.