El ex ministro de Planificación Federal Julio de Vido, que fue liberado este jueves después de casi dos años y medio preso, pidió la revisión de "todo lo actuado por la Justicia Federal" y dijo que no se siente representado por el Frente de Todos.

"Esta libertad se la debo al pueblo argentino que echó al macrismo; finalmente la verdad va triunfando sobre la mentira, sobre la persecución", afirmó el ex diputado nacional en declaraciones a la prensa, en la puerta del Tribunal Oral Federal 1, en el sexto piso de la sede judicial de Comodoro Py, tras notificarse de su excarcelación en la causa Río Turbio.

Además evaluó que "no deben continuar ninguno de los juicios orales", derivados de investigaciones a ex funcionarios kirchneristas abiertas en el macrismo porque "va a quedar palmariamente establecida la persecución del gobierno de Macri a partir del lawfare".

De Vido estaba citado para las 11 para notificarse en el tribunal de la decisión que lo liberó, pero arribó a las 10.30 desde Zárate junto a su hijo e ingresó a cumplir esa gestión junto a sus abogados Gabriel Palmeiro y Maximiliano Rusconi. En un breve trámite firmó la notificación que establece la obligación de presentarse una vez al mes ante el tribunal y pedir permiso si desea salir del país, ya que tiene prohibida esa posibilidad.

"Si hubo corrupción empresaria, el único corrupto no era Lázaro Báez. Y si no la hubo, que lo dejen libre. Está preso hace cuatro años por nada", aseguró el ex ministro.

"Creo que la política que está impulsando Cristina en el Senado en este proceso para llegar a la intervención del Poder Judicial de Jujuy debe ser una piedra angular para revisar todo lo actuado por la Justicia Federal", remarcó.

En su caso personal, sostuvo que fue detenido por la denuncia de una "persona desequilibrada", haciendo referencia a Mariana Zuvic, la esposa de Eduardo Costa, a quien consideró "un mentiroso serial y un lavador de dinero probado".

En tanto, definió al gobierno anterior como "un grupo de delincuentes, de saqueadores que se robaron 60 mil millones de dólares del Fondo Monetario Internacional".

Por último, expresó que es "peronista" pero que no forma parte del Frente de Todos: "El oficialismo no me gusta. No me siento identificado por funcionarios como Cafiero, Argüello o Kulfas. Estoy en las antípodas de algunas cosas que piensa Kulfas, como el manejo de los servicios públicos".

"Con Alberto no tengo ningún problema personal, pero políticamente yo no soy socialdemocráta ni me considero progresista. Me gustan las cosas del progreso social, pero no soy un socialdemocráta porteño. Yo soy peronista", enfatizó.