La etapa final de la crisis se aceleró el viernes. Durante toda la jornada se sucedieron reuniones en torno de las dos figuras de mayor peso político del país, el presidente Alberto Fernández, y su vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, enfrentados por el rumbo del gobierno desde la derrota en las elecciones primarias del domingo. A última hora de la noche, y cuando el jefe de Estado se había retirado de la sede gubernamental de Balcarce, llegaron las confirmaciones.

Uno de los funcionarios más apuntado, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, finalmente dejará el cargo pero no se irá del Gobierno ya que pasa a ocupar el ministerio de  Relaciones Exteriores, en lugar de Felipe Solá. En tanto, llega a la jefatura de ministros el gobernador de Tucumán, Juan Manzur.

El gobernador de Tucumán es uno de los dirigentes que más decididamente apoyó a Alberto Fernández en la campaña que lo llevó a la Presidencia. El jueves había estado reunido con el mandatario en la Casa de Gobierno y poco después, la vicepresidenta Cristina Fernández reveló que ella había propuesto el nombre de Manzur para reemplazar a Cafiero.

Entre los cambios más notorios se destaca la llegada del verborrágico Aníbal Fernández (quien estaba en Yacimiento de Río Turbio) al Ministero de Seguridad en reemplazo de Sabina Frederic, quien mantuvo una fuerte disputa con el titular del área bonaerense, Sergio Berni.

Los cambios se completan con Julián Domínguez en Ganadería, Agricultura y Pesca, lo que saca del Gabinete al formoseño Luis Basterra; Jaime Perzyck en Educación, que reemplaza a otro hombre cercano a Alberto, Nicolás Trotta, y Daniel Filmus va a Ciencia y Tecnología en lugar de Roberto Salvarezza.

También se anunció la llegada de Juan Ross, actual  director de Publicidad, como secretario de Comunicación y Prensa, en reemplazo de Juan Pablo Biondi.  La primera renuncia confirmada había sido la de Biondi, quien destacó su lealtad con el jefe de Estado y respondió las acusaciones de "operador" que le endilgó al vice.


 

Desde que se difundió la carta de Cristina, se aceleraron los tiempos y las especulaciones respecto del momento en que se iban a producir los cambios de ministros. Y se retiró después de las 22.00 con el anuncio listo para que lo difundiera su equipo de prensa.

Fernández arribó a Casa Rosada pasado el mediodía, acompañado por los secretarios de la Presidencia, Julio Vitobello; y de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, y luego de haber participado desde Olivos, en forma virtual, del Foro de las Principales Economías sobre Energía y Clima.

A media tarde ingresó a Balcarce 50 el gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, quien el miércoles pasado había apoyado al mandatario durante la discusión en la coalición oficialista. En La Rioja, el presidente encabezará este sábado un encuentro al que asistirán varios gobernadores. 

Qué hizo Cristina

Por su parte, la vicepresidenta mantuvo por la mañana reuniones en su despacho del Senado con el diputado Eduardo Valdés y, posteriormente, con el ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro, quien fue el primero en presentar públicamente su renuncia y detonar la reformulación del Gabinete. 

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, estuvo en el Congreso para la resolución de las citaciones por el Presupuesto 2022 que fue presentado el miércoles pasado por el ministro de Economía, Martín Guzmán; y luego se dirigió hacia el palacio de Hacienda, según indicaron fuentes de su entorno a la agencia Télam. Es que luego de ingresado el Presupuesto, se debe abrir la ronda de presentaciones de los ministros para defender los fondos que le tocan a su área, como es habitual.

Agenda presidencial 

Fernández participó por la mañana junto a líderes globales de manera virtual del Foro de las Principales Economías sobre Energía y Clima (MEF, por sus siglas en inglés), una reunión convocada por su par de los Estados Unidos, Joe Biden, para dar un debate específico acerca de las acciones futuras y necesarias para abordar la crisis global del cambio climático.

Al detallar la situación del país indicó que “los recursos aprobados en 2018 por el Fondo Monetario Internacional a la Argentina fueron de 57.000 millones de dólares, el equivalente a todo lo que el FMI desembolsó en el año de la pandemia a 85 naciones del mundo”, lo que la convierte “en una deuda insostenible”.

El mandatario afirmó que “resulta esencial para la Argentina la posibilidad de que se eliminen las sobretasas y se extiendan los plazos de pago, bajo las actuales circunstancias de estrés sanitario, financiero y ecológico”.

Del Foro participaron los primeros ministros de Australia, Scott Morrison; Bangladesh, Sheikh Hasina;  Italia, Mario Draghi; Japón, Yoshihide Suga, y el Reino Unido, Boris Johnson; y los presidentes de Indonesia, Joko Widodo; México, Manuel Andrés López Obrador, y la  república de Corea, Moon Jae-in. 

También formaron parte la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, y del Consejo Europeo, Charles Michel y el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, además de representantes de Alemania, Arabia Saudita, Brasil, Canadá, China, Francia, India, Rusia, Sudáfrica, y Turquía. 

“O globalizamos la solidaridad o globalizamos la indiferencia. Es imprescindible que la transición climática y energética sea justa, y no agigante las brechas de bienestar en nuestro planeta”, afirmó Fernández en la reunión de trabajo de alto nivel que se desarrolla de manera virtual y que será privada, es decir, no será abierta ni a la prensa ni al público en general. 

Fernández señaló que “una triple crisis de pandemia, cambio climático y deuda golpea duramente a los países de renta media como Argentina” y aseguró que es “urgente repensar una nueva Arquitectura Financiera Internacional” que incluya “la capitalización de los Bancos de Desarrollo y el canje de deuda por clima”.