La comisión encargada de elaborar el anteproyecto de reforma del Código Penal recibió a la Oficina Anticorrupción y decidió aumentar las penas en delitos de corrupción que alcanzarán a los funcionarios de todos los poderes del Estado, al tiempo que comenzó a estudiar la posibilidad de incorporar el soborno entre particulares.

El grupo presidido por el camarista de la Casación Penal, Mariano Borinsky, retomó su trabajo al recibir al subsecretario de la Oficina Anticorrupción (OA), Ignacio Irigaray, quien presentó las obligaciones que el Estado asumió en distintas convenciones internacionales.

"En la reunión se avanzó en el estudio de los delitos contra la administración pública bajo el título de Delitos de corrupción de funcionarios públicos, y se decidió que estos alcanzarán a todos los poderes del Estado", informó el Ministerio de Justicia.

Asimismo, la cartera conducida por Germán Garavano señaló que "se analizó la mejor redacción para la tipificación de delitos como el cohecho nacional y transnacional, la figura del funcionario público extranjero y se empezó a discutir la posibilidad de tipificar el soborno entre particulares".

"En este tema, la comisión avanza revisando legislación comparada y antecedentes jurisprudenciales, para así lograr la más moderna redacción de los nuevos tipos penales", agregó el texto difundido por Justicia.