El presidente Alberto Fernández se reunió con el representante del Gobierno en el caso Vicentin, Gabriel Delgado, para analizar la situación luego del fallo judicial que rechazó la intervención, y de la propuesta del gobierno santafesino para actuar como veedora.

" Analizamos la situación de Vicentin. Repasamos todas las alternativas y no nos aferramos a los instrumentos. El propósito del gobierno es preservar las fuentes de trabajo y que los productores puedan cobrar", dijo Delgado.

El Gobierno pareció desandar un paso más en el camino de la expropiación al alentar la búsqueda de "alternativas" para intervenir en la empresa Vicentin, luego del fallo judicial adverso que repuso a los directores de la compañía y colocó a las autoridades nacionales en el rol de veedoras. 

En ese escenario, el presidente Alberto Fernández recibió el domingo a quien había designado como interventor, Gabriel Delgado, quien debía tomar posición en la empresa mientras avanzaba el proyecto de expropiación en el Congreso, de acuerdo con el plan originalmente anunciado. Las trabas políticas, que no garantizaban la aprobación del proyecto, y la reacción de sectores económicos y políticos demoró el desembarco. Y el viernes pasado llegó la decisión judicial contraria a los deseos del Presidente.

El mismo viernes, Alberto Fernández recibió al gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, ya que en esa provincia se asienta la empresa agroexportadora y anunció que se iba a avanzar en una alternativa que no incluyera la expropiación.  Pero un día después, molesto por la repercusión de la "marcha atrás" en la decisión, el jefe de Estado insistió en que si la Justicia no acepta el desplazamiento de la cúpula directiva de la empresas y la creación de un órgano interventor en el marco del proceso concursal actual, entonces "sólo queda expropiar".

Ahora, la Casa Rosada/Residencia de Olivos le agregó un nuevo capítulo. Alberto Recibió a Delgado, quien vía Twitter, comunicó: "Analizamos la situación de Vicentin. Repasamos todas las alternativas y no nos aferramos a los instrumentos. El propósito del gobierno es preservar las fuentes de trabajo y que los productores puedan cobrar".

El fin de semana, se había producido un importante banderazo  en cerca de 70 localidades del país contra la expropiación de Vicentin lo que volvió a mostrar el predicamento del campo.  Bajo el lema "Hoy es Vicentin, mañana sos vos", el banderazo se sintió con fuerza en CABA, las principales ciudades de la provincia de Buenos Aires y más de 65 localidades del interior. La protesta estuvo apoyada por diferentes entidades agropecuarias, como Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe) y la Sociedad Rural de Rosario, cuyos máximos representantes también se lanzaron a las calles. Hubo manifestaciones en Santa Fe; Córdoba, Buenos Aires; Chaco;Corrientes, Salta, Mendoza, La Pampa, y hasta en el Obelisco.

El ruralismo celebró la intención de Perotti de sacar la palabra expropiación de arriba de la mesa, aunque desde los sectores más duros se reservan sus dudas. El titular de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (CONINAGRO), Carlos Iannizzotto, afirmó: "Ojalá se puedan canalizar las ideas del gobernador de Santa Fe para poder llevar adelante una situación que termine bien para todos los acreedores y actores". "La palabra expropiación es algo que preocupa", agregó.

El presidente de la Sociedad Rural (SRA), Daniel Pelegrina, destacó la idea del proyecto de Perotti de seguir llevando adelante el proceso en el marco de la ley pero señaló que tiene "dudas" acerca de la posibilidad de que el Gobierno dé marcha atrás con la expropiación.