Sandra Heredia, la ex empleada de la familia del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, reclama el pago de 3.700.000,00 de pesos en concepto de “daños y perjuicios”, ante las manifestaciones públicas que hizo el hermano del funcionario en medios nacionales.

Sandra Heredia fue indemnizada la semana pasada con 340 mil pesos, ya que fue echada sin el preaviso ni mediando la causa correspondiente, pero inició ayer una nueva avanzada judicial, esta vez sobre Carlos Triaca, hermano del ministro.

Según informó el sitio Opi Santa Cruz, la ex empleada le envió una carta documento a Carlos Triaca en la cual pidió que su ex jefe que “ratifique o rectifique” las manifestaciones vertidas por él en el canal América TV el 16 de enero “de manera calumniante e injuriosa".

Mediante la carta documento, Heredia le reprochó a Triaca haberla acusado “de manera falaz, maliciosa y sin sustento legal alguno" de que en los últimos años "hubo faltantes en la casa" de la familia, lo que derivó en una "mala relación en los últimos meses" y por eso supuestamente la tuvieron que echar.

Según la ex empleada, Carlos Triaca se manifestó “de manera inapropiada extralimitándose manifiesta y públicamente" al referirse a ella, en términos que afectaron su "imagen personal" y su "honor y decoro al recurrir a expresiones ofensivas e hirientes"

"Lo intimo a que se retracte de todas las calumnias e injurias que ha difundido…”, sentenció Heredia en el escrito, en el cual lo insta, según el Artículo 170 del Código Civil y Comercial de la Nación, a que se le "abone la suma de tres millones setecientos mil pesos ($3.700.000,00)  en concepto de daños y perjuicios".

Según el mismo sitio, Heredia explicó por qué decidió hacer esta demanda contra el hermano del ministro de Trabajo: "Fue él quien dijo todas esas cosas de mí, las cuales se encuentran grabadas y filmadas. Con respecto al monto, con mi abogado hemos analizado el daño que me hizo este problema en su conjunto, pero las palabras de Carlos (Triaca) en particular, porque yo tengo 45 años".

"De la noche a la mañana me dejaron sin trabajo, en la calle y no obstante eso me denigraron, me arrastraron por el piso como si fuera la peor, tratándome prácticamente de loca y de ladrona y eso me cierra el camino para encontrar otro trabajo”, enfatizó Heredia, quien agregó que su abogado "hizo un cálculo estimativo de lo que debería ganar", a partir del último sueldo cobrado ($ 19.500), hasta su jubilación y es ahí de donde sale esta.