Organismos de derechos humanos expresaron ayer su "profunda preocupación por la actual situación del país" y advirtieron sobre "la aplicación de políticas económicas que perjudican a las grandes mayorías", medidas que "el gobierno sólo puede garantizar con persecución y represión". Abuelas, Madres Línea Fundadora y la APDH entre otros, advirtieron sobre "un estado de excepción permanente" y señalaron que acudirán "como hace cuarenta años" a organismos como la ONU, la OEA, el Vaticano y el Parlamento Europeo.