El juez federal Marcelo Martínez de Giorgi rechazó abrir una investigación contra el presidente Mauricio Macri por una denuncia sobre presuntas irregularidades en sus declaraciones juradas de bienes.

El magistrado coincidió con el fiscal Carlos Rívolo en que la denuncia, que fue presentada por el dirigente político Juan Ricardo Mussa, es una "excursión de pesca" y que "no pasan de ser meras especulaciones". La presentación apuntaba a Macri y Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción, y se basaba en supuestas irregularidades e inconsistencias en las declaraciones juradas del Presidente sobre su patrimonio.

Fue el fiscal Carlos Rívolo quien, a la hora de evaluar si había elementos de sospecha o no, decidió desestimarla por no reunir los requisitos básicos para una investigación penal. El funcionario judicial evaluó que no se puede iniciar una investigación "sin un objeto procesal cierto y determinado, con la única finalidad de recolectar información indiscriminadamente y sin un norte determinado".