El cierre de las escuelas y la suspensión de clases presenciales en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno para evitar la propagación del virus dejó al descubierto más que nunca la brecha digital que existe en la Argentina: no todos los alumnos cuentan con las mismas herramientas ni la conectividad necesarias para poder asegurarse la continuidad en el aprendizaje. 
En ese contexto, el Gobierno repatrió fondos por más de US$ 21 millones que el Estado argentino tenía depositados en el FMI para destinarlos a la adquisición de 70.000 nuevas computadoras, en el marco del Programa de conectividad federal “Juana Manso” que lleva adelante la cartera educativa. 
El Ministro de Economía, Martín Guzmán, detalló que cerca del 40% de los hogares no tienen acceso a una computadora. “En el marco de la pandemia, los sectores de bajos recursos tienen mayores dificultades para acceder a conectividad y educación en línea, y las desigualdades se profundizan”, aseguró el ministro y agregó: “Educación es inclusión y es futuro, y esta medida busca, por un lado, evitar que esta brecha digital se amplíe y, por otro lado, estimular la producción del sector”. 
Asimismo, el ministro de Educación, Nicolás Trotta, destacó: “Tenemos el desafío de volver a transitar el esquema de una computadora para cada estudiante y lograr el 100% de conectividad en nuestras escuelas”.
El Ministerio de Educación, en acuerdo con cámaras, empresas de computación y representantes sindicales de la Unión Obrera Metalúrgica, puso en marcha esta importante producción de material tecnológico como primer paso de adquisición de computadoras, con un plan que pretende apalancar al sector de la electrónica en el país cuya actividad fue paralizada desde el 2016.
Según un informe del Indec que midió el uso de computadoras en la población total de 31 aglomerados urbanos de la Argentina, durante el último trimestre de 2019 en el decil más pobre de ingreso per cápita sólo el 23,5% utilizó ese tipo de dispositivos, mientras que en el decil más rico, lo hizo el 71,9%.


Sobre los fondos repatriados


En mayo de 2001, la Argentina realizó un depósito de DEG 15,6 millones, cuyos intereses iban al Fondo para la Reducción de la Pobreza y Operaciones de Crecimiento para Países Pobres Altamente Endeudados. Ese depósito, que hoy equivale a u$s 21,3 millones, expiró el 4 de mayo pasado.
Dada la crisis económica que está transitando el país y la necesidad de recursos para enfrentar los efectos de la pandemia, el Gobierno optó por recuperar esos fondos, que el 7 de mayo pasado fueron transferidos a la Argentina.

Más notas de

Redaccion Redaccion

La titular del ANSES se incorporó a la comisión especial encargada de elaborar la nueva fórmula previsional

La titular del ANSES se incorporó a la comisión especial encargada de elaborar la nueva fórmula previsional

El 57% de los hogares del AMBA vio reducidos sus ingresos un 50% o más

En el conurbano se dieron los peores registros

Destinan US$ 21M a la compra de computadoras, con fondos que estaban en manos del FMI

Trotta y Guzmán dieron detalles de la decisión del Gobierno

Fernández le pidió ayuda a Merkel en la negociación con el Club de París

Fernández le pidió ayuda a Merkel en la negociación con el Club de París

La Ciudad le perdonó las deudas al ex shopping BA Design

Lo publicó en el Boletín Oficial

Seg