La policía de Salta detuvo a tres sospechosos por las supuestas amenazas de muerte realizadas contra el intendente de la capital de esa provincia, Gustavo Sáenz.

Los arrestos se realizaron en el marco de una serie de allanamientos que comenzaron el sábado y que llegaron a extenderse hasta la madrugada de ayer y fueron ordenados por la jueza de Garantías 8, Claudia Puertas.

La denuncia se inició de oficio a raíz de la difusión de un audio en el que un sujeto con antecedentes le contaba a otra persona que había sido contratado para intimidar a Sáenz.

Los detenidos fueron identificados como Gustavo Tolava, Pablo Delaloye y Juan Urzagaste, quienes quedaron a disposición de la jueza, en principio acusados de coacción y asociación ilícita.

La causa empezó a partir del mensaje de voz que se difundió por las redes sociales, en el cual se hablaba de un "trabajo" que consistía en "cruzarle el auto" al intendente y "cagarle a tiros el vehículo para que se re mil cague de miedo".

Según la investigación, la intimidación habría surgido a partir del enojo de algunos empresarios locales por la ordenanza que prohíbe la habilitación de boliches en la calle Balcarce, uno de los corredores nocturnos más importantes de la capital de la provincia.

De hecho, el detenido Pablo Delaloye es hermano de Mario, uno de los comerciantes que tiene un local bailable en esa parte de la ciudad. "Me dijeron que necesitaba que sea bastante determinado y le consiga dos o tres amigos mío con mi mismo perfil, que sean decididos y si tienen que cagarse a tiros que se caguen... Pero cuando me dicen de quién se trata, pienso que eso es entrar a la boca del lobo. Cuando sale el nombre de Gustavo ya cambia la cosa, explica el sujeto en el audio.