La comisión argentina de legisladores arribó a Bolivia para formar parte de las elecciones como veedores internacionales sobre los comicios que se realizarán mañana en el país vecino. En La Paz, el diputado del Frente de Todos Federico Fagioli fue detenido mientras viajaba con sus pares Leonardo Grosso y Paula Penacca y el senador Guillermo Snopek.

 
“Gracias a los esfuerzos de nuestros diplomáticos y de la presión internacional, me dejaron entrar al país y fuimos a la Embajada Argentina, donde estamos ahora” expresó Fagioli, que ya fue liberado.
 
El legislador relató: “ Me querían expulsar y que firmara un papel donde me hacía responsable de haber cometido delitos de lesa humanidad, una locura, básicamente ellos alegaban que yo había estado en noviembre pasado en Bolivia y que había cometido delitos, pero lo cierto es que vine con una comisión de paz que llegó para hacer entrevistas con la gente y organizaciones de derechos humanos para hacer un informe de la situación”.”.
 

El Presidente, Alberto Fernández, se refirió al tema en Twitter: “Es directa responsabilidad del gobierno de facto de @JeanineAnez preservar la integridad de la delegación argentina.” en una publicación que comparte de la cuenta del diputado Grosso, miembro de la comitiva.

Los legisladores argentinos habían sido invitados a participar como veedores internacionales por la presidenta del Senado de Bolivia, Eva Copa. La función permite recorrer centros de votación, revisar el cumplimiento de las normas electorales y presenciar el cierre de comicios.

“Lamentamos la actitud antidemocrática, discrecional y poco transparente con que actúa este Gobierno transitorio. Denunciamos ante la Comunidad Internacional la actuación ilegal de la Policía y Migración en contra de la comitiva de observadores internacionales invitados por la ALP (Asamblea Legislativa Plurinacional)” afirmó en la red social la legisladora Copa.

El Gobierno argentino también emitió un comunicado esta madrugada a través de la Cancillería donde exige que “el gobierno de facto de Jeanine Áñez se haga responsable por la detención ilegal" y que también “se responsabilicen por la salud del funcionario de la embajada argentina, Lucas De María, que tuvo un ataque de asma en medio del conflicto.”

En el acta compartida por la diputada Paula Penacca, se lee que la prohibición de ingreso se lleva adelante “cuando hubiesen sido condenados por delitos de Lesa Humanidad, Trata, Trafico de Armas, Lavado de dinero, Trafico de sustancias, Crimenes de Guerra , Terrorismo de acuerdo a los Tratados Internacionales”.