El diputado nacional electo por la provincia de Buenos Aires, Diego Santilli, reconoció que en Juntos por el Cambio hubo ciertas diferencias, aunque remarcó que la coalición opositora "desde 2015 viene unida, trabajando, con sus matices, con su diversidad".

El ex vicejefe de Gobierno porteño señaló que deben seguir "creciendo y ampliándose" y consideró que los chispazos entre varios referentes de esa espacio son un "síntoma de algo en lo que los argentinos estamos aprendiendo" que es administrar y conformar coaliciones de gobierno.

En ese sentido, fue consultado sobre las críticas de Elisa Carrió a un sector del radicalismo, liderado por el senador Martín Lousteau, al que nombró como "hijos de la corrupción" y las críticas de la líder de la Coalición Cívica a la relación entre Sergio Massa y Horacio Rodríguez Larreta. "La respeto, la valoro y la quiero a Lilita", ya que "en la coalición hay diferentes expresiones".

En cuanto a las posibles candidaturas para 2023, Santilli no se apresuró y opinó sobre lo que se avecina el año que viene. "El 2022 nos tiene que encontrar a todos los argentinos resolviendo los problemas estructurales que tiene el país, o por lo menos sentando las bases", aseguró.

Sobre si tiene límites a la hora de incorporar nuevas figuras, señaló que "los límites son la falta de respeto y la personalización de los temas".

Por otro lado, remarcó que "la sociedad te está pidiendo trabajo, educación, que se exporte más" y esa será la agenda que "hay que poner arriba de la mesa en el Congreso", como así también el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Cuando haya un plan económico van a encontrar a la oposición con la mayor predisposición para debatir todos los temas que a los argentinos les sirvan", concluyó.