El Ejecutivo desde todas sus baterías le recomienda a Hugo Moyano presentarse ante la Justicia para definir sus urgencias. A la tendencia activa se sumó el ministro de Transportes, Guillermo Dietrich, que ironizó sobre el camionero su decisión de plantear la marcha del 21F en lugar de ir a Tribunales para dar explicaciones. El funcionario argumentó en diálogo con Radio Mitre que Moyano "en vez de ir a la Justicia a responder las acusaciones, plantea esta marcha que prácticamente no tiene acompañamiento del movimiento sindical, ni de casi ninguno de los sindicatos del transporte". Jornadas atrás el presidente Mauricio Macri le recomendó al también titular del club Independiente "no ponerse nervioso" y en la misma línea el jefe de Ministros Marcos Peña disparó el consejo no pedido por Moyano para acudir ante el Poder Judicial.

Para Dietrich, Moyano "no está acompañando el proceso de cómo mejoramos las condiciones para generar trabajo en la Argentina". Y acotó: "Todos tenemos que aportar, independientemente de la situación particular en la que estemos, al clima de diálogo del país".

El funcionario consideró que los dichos del dirigente tienen tono amenazante inocultable

A criterio del titular de Transportes los dichos de Moyano en su tour mediático de las últimas semanas abundó en "expresiones patoteras o prepotentes" que evaluó como "desafortunadas" para calificar que el tono de las mismas fue "amenazante, desafiante. No es el clima en el que la mayoría de los argentinos quiere vivir", sostuvo.

Por estas horas la única coincidencia y tácita que se observa entre la administración Cambiemos y el líder transportista es el olvido o silencio de la no tan lejana época en la cual compartían criterios, fotografías en residencias oficiales y diálogo fluído respecto al presente y futuro del país.