Las diferencias entre la Ciudad y la Provincia comenzarán a notarse cuando esta semana se reúnan las autoridades para analizar la continuidad del aislamiento social, preventivo y obligatorio que vence el domingo 16 de agosto.

Aún no está definida la fecha del encuentro entre Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta, que esta vez será en la sede del gobierno porteño. Tampoco cuándo los recibirá el Presidente Alberto Fernández.

El distrito porteño planea seguir con las aperturas, básicamente pasar a la etapa de la fase dos que habían anunciado hace semanas y que aún no se implementó debido al aumento de casos. "Iremos viendo esta semana. Depende de los datos que vayamos teniendo estos días", detallaron fuentes del ministerio de salud porteño.

Algunas de las actividades que se sumarían serían más deportes al aire libre, gastronomía al aire libre, el resto de las actividades profesionales y centros comerciales a cielo abierto como Once y Avellaneda. "Es probable que vaya por ahí", confiaron desde la cartera que conduce Fernán Quirós.

El ministro porteño afirmó esta mañana que el avance de las aperturas "van a  depender de los datos de la semana, hasta el miércoles". Según la Ciudad, la curva de contagios "está madurada" y lleva "varias semanas sin ascenso". "Hay un conjunto de elementos y en pocas semanas empezará a descender", garantizó Quirós en la conferencia de prensa de esta mañana.

Ante la consulta de este medio sobre una mayor flexibilización en las calles porteñas, el entorno de Larreta aseguró que "evalúan esa posibilidad" y que se planteará en la próxima reunión con la Nación y la Provincia.

En el territorio bonaerense, básicamente los distritos que forman parte del AMBA,  continurán en la fase 3. "Seguirá igual. Preocupa la ocupación de camas. Es estable pero alto", analizaron fuentes de la gobernación.

El gobierno de Axel Kicillof define a la acción conjunta con CABA como un "único núcleo sanitario". "La coordinación viene funcionando así que si se define que la Ciudad avance con la apertura de los dos centros comerciales a cielo abierto es porque sanitariamente es aceptable", reflexionaron las mismas fuentes.

La mirada de la administración provincial es que "no hay espacio para más en el momento más comprometido de la pandemia". Por otro lado, vinculan la cuarentena aperturista porteña con un tinte político y electoralista. Según analizaron en el entorno de Kicillof, Larreta quiere instalar que "ellos quieren abrir para justificarse ante sus votantes con qué quieren pero no los dejan".

La Provincia sigue con mucha atención la situación de ocupación de camas. En el AMBA llega al 66%, pero hay una diferencia de lo que sucede a ambos lados de la General Paz. En GBA, la ocupación llega al 63,2%, mientras que en CABA alcanza el 70,3%. "Según el informe nacional, la situación de camas es más complicada en CABA que en Provincia", afirmaron desde La Plata cuando se busca hacer una diferencia sanitaria entre ambos distritos.

El gobierno bonaerense ratificó esta mañana la continuidad de la cuarentena intermitente. "El retroceso es una posibilidad. No veo una mayor flexibilización de actividades en el AMBA con los números que estamos viendo. Avanzar sería muy peligro por el incremento de las camas", analizó esta mañana el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, en una conferencia de prensa.