El oficialismo buscará avanzar este martes en Diputados con el debate del proyecto que reforma el Consejo de la Magistratura, que tiene media sanción del Senado. Antes de incorporar modificaciones a la iniciativa, la cual propone elevar de 13 a 17 el número de integrantes y crea cuatro regiones federales para su funcionamiento, los legisladores escucharán en un plenario de comisiones a especialistas en el asunto. 

En el bloque del Frente de Todos ya decidieron que realizarán cambios a fin de alcanzar mayores consensos, que le permitan tener el apoyo de un sector de la oposición. Al tratarse de una ley que requiere mayorías especiales, necesitarán reunir 129 votos para su aprobación. El oficialismo sólo cuenta con 117 votos, por lo que deberá conseguir el resto de las demás fuerzas políticas. 

La bancada que conduce Germán Martínez apunta a que lo acompañen los integrantes del interbloque Provincias Unidas, que preside Luis Di Giacomo, así como también del interbloque Federal, que encabeza Alejandro "Topo" Rodríguez. Además, intentarán negociar con el Movimiento Popular Neuquino (MPN) y SER.

En caso de modificarse el proyecto, la iniciativa deberá volver al Senado que tendrá que avalar o no los cambios efectuados por la Cámara baja.

La apertura del debate de los proyectos que buscan reformar el Consejo de la Magistratura se dará luego de que se constituyeran las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Justicia, a cargo de los oficialistas Hernán Pérez Araujo y de Rodolfo Tailhade.

"1577 días tardó la Corte en emitir un fallo", afirmó Martínez, días atrás, al señalar que ahora "es un desatino" pedirle a la Cámara baja que aborde la reforma en "sólo tres días".

El diputado de PRO Pablo Tonelli, integrante también del Consejo, manifestó a la agencia estatal Télam su rechazo a la iniciativa sancionada por el Senado y dijo que ese espacio insistirá con la postura adoptada en la Cámara alta por Juntos por el Cambio, que propuso volver a poner en vigencia la ley que había hasta 2006, cuando el Consejo de la Magistratura estaba integrado por 20 miembros y era presidido por la Corte Suprema de Justicia.

Por su parte, la diputada del Interbloque Federal Graciela Camaño destacó que "es una de las leyes más importantes que vamos a votar este año, ya que es absolutamente necesario poder ordenar el Consejo de la Magistratura, que es de vital importancia para el funcionamiento del Poder Judicial y ha quedado librado a los avatares de la política".

En declaraciones a Télam, Camaño -también integrante del Consejo de la Magistratura- anticipó que escuchará "la opinión de los especialistas" antes de decidir si presenta un dictamen propio aunque adelantó que "no" está de acuerdo con el proyecto aprobado por el Senado.

La iniciativa del Poder Ejecutivo, que en el Senado contó con el respaldo del oficialismo y bloques provinciales, busca dotar de mayor federalismo al organismo encargado de la selección de jueces.

El proyecto eleva de 13 a 17 el número de integrantes y crea cuatro regiones federales en el seno del organismo que sesionarán en el interior del país periódicamente, con la meta de dotarlo de mayor federalismo.

De esta manera y si avanza el proyecto del Poder Ejecutivo, el consejo volvería a ampliarse, después de que en diciembre del año pasado la Corte Suprema declarara la inconstitucionalidad de la conformación de 13 miembros que se dispuso en 2006.