La Cámara de Diputados realizará la semana próxima un simulacro de sesión remota para probar el nuevo sistema, como antesala de lo que será el primer debate virtual en pleno aislamiento social preventivo y obligatorio dispuesto por la pandemia del Covid-19.      

La reunión de Labor Parlamentaria que en un principio estaba pautada para hoy finalmente se pospuso hasta el martes siguiente para dar más tiempo a las diputadas y los diputados a que se familiaricen con la plataforma que se utilizará para sesionar por videoconferencia, según señalaron fuentes del oficialismo y la oposición. 

Tal como se acordó en la comisión de Modernización, antes de hacer la sesión telemática se realizará un simulacro para evaluar el funcionamiento del nuevo sistema. Para el miércoles próximo los legisladores de las distintas bancadas deberán tener realizado los trámites de firma digital y VPN (Red Privada Virtual) para poder participar del debate.

Como antecedente, en la Cámara baja, antes de cada encuentro virtual entre las diferentes comisiones y los ministros  se realizaron "un especie de ensayos" para probar el funcionamiento de la plataforma.

En el simulacro de sesión remota se debatirá una ley que ya fue votada y en caso de que no surjan mayores problemas al día siguiente podría realizarse la sesión mixta, en la que se tratarían proyectos vinculados a una serie de beneficios para los trabajadores de la salud y a cuestiones impositivas con el objetivo de ayudar al sector productivo. Para evitar cualquier rispidez entre la oposición y el oficialismo, no se discutiría el proyecto que establece un impuesto extraordinario a los grandes patrimonios

Según fuentes parlamentarias, si el jueves próximo finalmente se lleva adelante la sesión, podrían asistir al recinto alrededor de 40 legisladores, entre autoridades, presidentes y vicepresidentes de bloque y algún que otro diputado más. Sin embargo, eso se terminará de definir el martes próximo en Labor Parlamentaria, al igual que el temario.   

En principio, las sesiones telemáticas se utilizarán por 30 días, prorrogable por un mes en caso de que continúe la cuarentena,  y el protocolo que las regula deberá ser aprobado por las 3/4 partes del recinto en la primera sesión remota antes de comenzar el tratamiento de los proyectos.