La Cámara de Diputados buscará el miércoles aprobar el proyecto de financiamiento de las campañas políticas, que iba a ser debatido la semana pasada, y que se pospuso por la virtual parálisis legislativa que generó la última semana de campaña electoral en la provincia de Córdoba.

La cantidad de diputados nacionales por ese distrito (18) y sus justificadas ausencias en Buenos Aires, motivaron la decisión de suspender la convocatoria realizada para el miércoles pasado, ya que la ley de financiamiento político se tiene que votar con mayoría calificada de 129 votos positivos. Los votos radicales y del peronismo cordobeses son claves para poder aprobar el proyecto que es rechazado por el Frente para la Victoria, y otras bancadas afines al kirchnerismo y la izquierda.

Para ese mismo día estaba previsto el tratamiento del proyecto de ley de góndolas, que un día antes iba a recibir dictamen de un plenario de las comisiones de Defensa del Consumidor, Comercio y Legislación General.

En consonancia con la suspensión de la sesión, el martes tampoco hubo quórum para tratar el proyecto que motoriza la oposición y que Cambiemos parece resignarse a negociar la mayor cantidad de atenuantes posibles.

A diferencia del proyecto de financiamiento, el de Góndolas aún no obtuvo dictamen de comisión y encuentra posiciones muy enfrentadas, incluso dentro del propio oficialismo y de los bloques opositores.