La coalición opositora Juntos por el Cambio no pudo unificar hoy una postura en torno a la marcha denominada "#17A" convocada en diferentes puntos del país, ya que mientras varios de sus dirigentes asistieron a las protestas o llamaron a concurrir desde las redes sociales, otros se manifestaron en contra de la convocatoria y recomendaron no ir.

La principal impulsora de la manifestación fue la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, quien se hizo presente en el Obelisco antes de las 17 y, tras bajar de su auto, apuntó contra el presidente, Alberto Fernández: "Vengo a decirle que puede que la cuarentena no exista para él, pero existe para miles de trabajadores, de gastronómicos, de gasistas, de plomeros, de mucha gente que está pasándola mal, sin trabajar", afirmó.

La ex ministra de Seguridad había convocado a participar este mismo lunes por la mañana mediante la frase de José de San Martín "cuando la Patria está en peligro todo está permitido, excepto no defenderla" con el hashtag #17AJuntosContraLaImpunidad, en un nuevo aniversario de la muerte del Libertador.

Bullrich ya había llamado a concurrir a la marcha desde la semana pasada, junto con el actor y ex diputado radical Luis Brandoni, que llamó a "manifestar nuestra oposición a cualquier intento de atropellar las instituciones fundamentales de la democracia republicana" en un video que circuló por las redes.

Además, la cuenta oficial del PRO posteó en Twitter luego del mediodía la frase también atribuida a San Martín "hace más ruido un hombre gritando que cien mil callando", que fue interpretada como un llamado a concurrir a la manifestación.

También participó de la movilización el diputado del PRO Fernando Iglesias, quien subió varios videos desde los puntos centrales de la convocatoria como el Obelisco o Recoleta: "Está todo el mundo a dos metros de distancia menos los convivientes", describió Iglesias desde su auto.

Hernán Lombardi, ex titular del Sistema Federal de Medios durante el gobierno de Macri, también estuvo en el Obelisco y manifestó en sus redes: "Acompañamos a la gente, manteniendo la distancia social, junto a Beto Brandoni. Un argentino cada dos metros diciendo no a la reforma judicial que persigue la impunidad. Sepa el gobierno escuchar".

"Estoy en Cerrito y Tucumán a las 4 de la tarde como miles e compatriotas, en mi auto, con mi barbijo, con mi alcohol en gel, viendo como la gente se expresa con barbijo, con distancia social. En mi caso porque no queremos que nos mientan más", publicó por su parte el diputado de PRO Waldo Wolff, también en Twitter.

La líder de la Coalición Cívica Elisa Carrió también llamó a concurrir al afirmar el domingo que la marcha se trata de "una defensa de la Constitución".

Los opositores que rechazaron la convocatoria

Mientras que varias figuras del "ala dura" de Juntos por el Cambio llamaron a participar o directamente fueron, otros dirigentes del sector más dialoguista se manifestaron contra la movilización, que se convocó en el contexto de la fuerte suba de casos de coronavirus en las últimas semanas.

El Gobierno porteño no incentivó la participación en su territorio, sino todo lo contrario. "Hay que tener mucho cuidado", advirtió el propio jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, en la previa de la movilización. El viernes pasado, Larreta ya había dicho que no existía ninguna convocatoria partidaria y que si algún dirigente llamaba a ir lo hacía "a título personal".

El mandatario porteño agregó así un capítulo más a su interna con Patricia Bullrich, dado que, según trascendió, se habia quejado con ella por haber sido incluido con su firma sin consentimiento en el comunicado que la coalición opositora emitió contra la reforma judicial del oficialismo hace algunas semanas. 

La actitud de Bullrich también había generado cuestionamientos internos cuando, a inicios de julio, resolvió emitir un comunicado que calificaba el crimen del ex secretario presidencial Fabián Gutiérrez como de "extrema gravedad institucional".

En el mismo sentido que Larreta opinaron el vicejefe Diego Santilli y el ministro de Salud, Fernán Quirós, que pidió que "el esfuerzo de la población no corra riesgo por la necesidad de un subgrupo de expresarse".

Por su parte, el gobernador de Jujuy, el radical Gerardo Morales, se había manifestado esta semana contrario a las movilizaciones en su provincia, que tuvo un fuerte rebrote en los contagios el mes pasado.

"Ser oposición implica tener responsabilidad de no promover una marcha que ponga en riesgo la salud de la población", dijo a su vez el diputado provincial de PRO Daniel Lipovetzky.


Tampoco intendentes de JxC se hicieron presentes. Y sus redes sociales mostraron durante el día de hoy solo mensajes alusivos a la muerte de San Martín. "No veo motivos para ir", lo puso en palabras el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, que consideró que ya se restableció la actividad económica en casi todos los sectores, lo cual había sido un reclamo de marcha anteriores.