A partir de la decisión del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires para retomar el dictado de clases presenciales el miércoles 16 del corriente, desde el Frente de Unidad Docente (FUDB) los sindicatos reclamaron garantías y en algunos casos remarcaron su preocupación por la alternativa dispuesta en pandemia. Sin perjuicio del alineamiento de algunas organizaciones gremiales con la administración de Axel Kicillof, el frente reiteró que además de la vacunación “es imperioso el cumplimiento del plan jurisdiccional”.

En efecto, el titular del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires ( Suteba) Roberto Baradel consideró vital que “se planifique una presencialidad cuidada y organizada en el marco del estricto cumplimiento de los protocolos".

En sus consideraciones el sindicalista destacó la campaña de vacunación provincial “la inmunización es una variable sanitaria fundamental” y pidió avances en la vacunación a todos los trabajadores educativos.

Para el también referente de la CTA liderada por Hugo Yasky cabe destacar que esperan mayores precisiones respecto de la situación de cada distrito, “los datos epidemiológicos son los que deben seguir contemplándose para tomar decisiones”, enfatizó.

 

La FEB

Desde la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) su titular Mirta Petrocini, advirtió que no se puede volver a las clases presenciales "sin garantías sanitarias" y exigió al Gobierno provincial que avance con "la pronta vacunación los docentes”.

Petrocini participó el pasado viernes de una convocatoria virtual de la Dirección General de Cultura y Educación y el Ministerio de Salud provincial para conocer las definiciones epidemiológicas y educativas que luego fueron anunciadas por Kicillof.

Petrocini dijo que la Provincia "se comprometió a acelerar el acceso a las vacunas para el sector" y acotó que existe "preocupación por aparición de nuevas cepas y que la vuelta a clases presenciales, podría aumentar la circulación del virus".

"Nuestra postura desde el comienzo de la pandemia: la presencialidad de las clases está supeditada a los indicadores epidemiológicos de cada localidad, de acuerdo con el comportamiento variable del virus y la disponibilidad sanitaria", concluyó la líder de la FEB.

En la Provincia hay 463.564 hay docentes y auxiliares inscriptos para vacunarse, de los cuales hasta el momento la estadística oficial marca que se vacunaron 327.000.

 

Udocba

Mientras que la Unión Docentes Bonaerenses (Udocba) que lidera Alejandro Salcedo, manifestó desde una declaración suscripta por la cúpula sindical la exigencia para “monitorear en forma permanente el estricto cumplimiento de protocolos sanitarios fijados al inicio del ciclo escolar”.
Esa unión de educadores consideró prioritario “asegurar los logros obtenidos y no someter a la actividad escolar a ningún tipo de riesgo epidemiológico. Reclamamos que se respeten los procedimientos para las distintas fases y contar con información específica que permita una evaluación continua del estado de situación: cantidad de docentes vacunados, disponibilidad de camas UTI, circulación del virus en cada ámbito”, entre otros tópicos.