La porteña Unión de Trabajadores de la Educación ( UTE) reiteró ayer el reclamo a la ministra de Educación local, Soledad Acuña, para que convoque a la Mesa Salarial y Laboral "según se comprometió el 7 de diciembre" último, y afirmó que el gremio aún aguarda discutir "la recuperación de la pérdida de más del 10 por ciento del salario por inflación".

Un comunicado firmado por el titular y el secretario de Prensa del gremio, Eduardo López y Mariano Denegris, respectivamente, señala que "la pérdida salarial se produjo en relación con la inflación del IPC de Buenos Aires"; demandó "el mejoramiento de las políticas educativas" y rechazó "la decisión de cerrar las escuelas nocturnas".

Los dirigentes sindicales ratificaron el rechazo a la Resolución 4055/18, que dispuso el cierre de 14 establecimientos comerciales nocturnos, y "otras medidas similares para el lactario de Ramos Mejía", como también "el proyecto de creación de la Unicaba y el traslado de la Escuela Media del Cenard, de la de Cerámica y del Romero Brest".

Los sindicalistas ratificaron que desde junio de 2018 "los docentes metropolitanos perdieron entre 6 y 10 puntos de poder adquisitivo", y señalaron que fueron "infructuosas" las pocas reuniones informativas porque "no hubo posibilidad de dialogar o debatir".

López y Denegris resaltaron por último su "esperanza" de que las discusiones paritarias en la Ciudad se produzcan de forma previa del comienzo del nuevo ciclo lectivo, por lo que ratificaron "la necesidad de que Acuña convoque de urgencia a la Mesa Salarial".

En tanto, el ministerio de Educación nacional y la Federación de Docentes de las Universidades Nacionales (Fedun) acordaron ayer un incremento salarial a cuenta del 5 por ciento para enero, no remunerativo ni bonificable, para los 170.000 trabajadores de la actividad. La entidad sindical informó en un comunicado que la mejora salarial compensa "en parte" la pérdida ocasionada por la inflación, que será blanqueada en marzo próximo.