A nueve días para el comienzo de clases, los gremios docentes porteños rechazaron la primera propuesta salarial del gobierno de la Ciudad, que ofreció un aumento del 12 por ciento sin cláusula gatillo, por lo que la negociación pasó a un cuarto intermedio.

La propuesta del Gobierno fue un aumento del 12 por ciento en tres cuotas sin cláusula gatillo, en la misma línea que acordaron los municipales de la Ciudad. De esta forma, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta propuso una suba en marzo del 6 por ciento, en agosto del 3 por ciento y en octubre del 3 por ciento.

En la víspera de la reunión, la ministra de educación Soledad Acuña, a cargo de la negociación, se había mostrado optimista en una recorrida por la Escuela Comercial Nº 22 de Boedo: “Tenemos un muy buen diálogo con los trabajadores de la educación. Acordamo. que en febrero íbamos a sentarnos. Estamos reuniéndonos para llegar a un acuerdo”, sostuvo.

Los gremios creían que la oferta sería similar a la que se hizo en la provincia de Buenos Aires, donde ofrecieron 15 por ciento, también sin cláusula gatillo, pero la oferta del gobierno porteño estuvo tres puntos por debajo.

En la Ciudad, el año pasado se acordó un aumento de 21,5 por ciento co. cláusula gatillo contemplada para el período febrero 2017-enero 2018. Frente a esto, uno de los pedido de los gremios es que se “liquid. automáticamente” la diferencia con la inflación, que fue de 25,7 por ciento,  y aún no se otorgó. 

“En principio vamos a escuchar, pero estamos planteando un pis. del 20 por ciento más cláusula gatillo”, señaló Eduardo López, titular d. UTE, el sindicato porteño de CTERA.