La Unión Docentes Argentinos (UDA) que lidera el también secretario de Políticas Educativas de la CGT Sergio Romero solicitó que se declare en todo el país la emergencia educativa en virtud de la pandemia. La medida, considera ese sindicato, serviría para reforzar el respaldo económico a los estamentos del sistema público de enseñanza en todos sus niveles.

Desde la organización que representa a maestros y profesores sostuvieron que “toda medida sanitaria que tome el Gobierno Nacional, las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires deben contemplar las herramientas necesarias para las trabajadoras y los trabajadores docentes y activar las mayores posibilidades de sostener el vínculo pedagógico con las/os alumnas/os”.

En medio de la disputa política y social sobre las clases presenciales en CABA y varios distritos del país a raíz de la Crisis Covid-19 que incluyeron fallos judiciales y otras instancias la UDA reseñó que el escenario de la educación, incluso por razones anteriores a la pandemia agravan la situación actual.

“Claramente estamos en emergencia en el sistema educativo argentino, azotado por el contexto pandémico, y se nos impone, en tales circunstancias, solicitar a la administración nacional se incorpore en las próximas medidas que adopte la declaración de emergencia educativa”, afirmaron mediante un documento al que BAE Negocios tuvo acceso.

Estado presente y activo

“Esta medida temporal, debe tener como fin proveer de dispositivos electrónicos a docentes y alumnos/as, material didáctico, infraestructura escolar, insumos y de todo aquello que garantice el derecho constitucional de enseñar y aprender y el acceso a la educación garantizados por el Estado”.

“Seguimos advirtiendo que los gobernantes deben poner la mayor atención en el cuidado de los integrantes de la comunidad educativa en atención a la salud pública” bajo la misma tónica recordaron la premisa de mantener una actitud definida en cuanto a que “sin educación no hay futuro”.