La Federación de Docentes de Universidades Nacionales (FEDUN) resolvió hoy no iniciar las clases en el segundo cuatrimestre y decretó un paro de dos días a partir del 6 de agosto próximo, en reclamo de un aumento salarial y en defensa de las universidades nacionales.

El gremio que conduce Daniel Ricci señaló que el paro será la "primera medida de fuerza hasta tener una propuesta salarial digna del ministerio de Educación, que contemple la inflación, y el cumplimiento del convenio colectivo de trabajo y la recomposición del nomenclador docente".

La FEDUN se declaró también en estado de alerta y movilización "ante la falta de respuestas a la urgente y crítica situación salarial de los trabajadores docentes, producto de la alta inflación y los tarifazos".

 

Resolvió también convocar a una marcha nacional "en defensa de la Universidad Pública y contra el ajuste", que se coordinará con el resto de las organizaciones gremiales del sector y "generar estrategias y acciones conjuntas entre los trabajadores docentes, los no docentes y los estudiantes".

En un comunicado el gremio exigió al gobierno al ministro de Educación "el cumplimiento del envío de las partidas presupuestarias a las universidades y denunció que "hasta hoy ya se adeudan 5 meses de gastos de funcionamiento".

La FEDUN se declaró en estado de alerta y movilización "ante la falta de respuestas a la urgente y crítica situación salarial de los trabajadores docentes, producto de la alta inflación y los tarifazos"

La FEDUN repudió el "drástico recorte presupuestario aplicado por el ministerio a las Universidades Nacionales, en materia de obras de infraestructura, y para afrontar los gastos generales severamente castigados por la escalada inflacionaria y los salvajes incrementos en las tarifas de los servicios públicos".

El sindicato expresó su solidaridad con las universidades que se encuentran en emergencia presupuestaria.

El comunicado expresa su rechazo al decreto que deja sin efecto los convenios de asistencia técnica entre el Poder Ejecutivo y las universidades nacionales, provinciales o privadas, eliminando las consultorías de las universidades con el estado nacional y profundizando el plan de ajuste público, que dejará cerca de 7.000 despedidos".