La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner  aseguró que existió una trama judicial y política para perjudicar al Gobierno que encabezó hasta 2015 y limitar las chances electorales a partir de las denuncias por un presunto perjuicio del Estado en la venta de dólares por contratos a futuro por parte del Banco Central.

Cristina planteó como un dato central la fecha en la que se presentó la denuncia, en octubre de 2015, antes de que se realizara la segunda vuelta presidencial entre Daniel Scioli y Mauricio Macri, y puso de relieve que "casualmente" todas las causas cayeran en el juzgado de Claudio Bonadío, ya fallecido.

"Esto es un leading case. El lawfare estigmatiza a los movimientos populares", remarcó al presentarse  en forma virtual ante la Cámara de Casación Penal en una audiencia vinculada con la causa denominada " dólar futuro"  en la que está acusada junto con el gobernador Axel Kicillof, el presidente del Banco Central, Miguel Pesce y el ex titular de la entidad, Alejandro Vanoli.

La Cámara Federal de Casación Penal autorizó la transmisión en directo de la audiencia  luego de rechazar un reclamo de la vicepresidenta para que se le permita asistir de manera presencial a Tribunales.

Se trata de una audiencia previa a resolver pedidos de sobreseimiento en el caso por inexistencia de delito.
 

Qué es la causa dólar futuro 



Los jueces de la sala I del máximo tribunal penal federal escuchan a la expresidenta y al gobernador bonaerense Axel Kicillof, quienes piden ser sobreseídos en el caso que ya fue enviado a juicio oral. Cristina Kirchner y Kicillof (ministro de Economía al momento de los hechos investigados) solicitaron sus sobreseimientos cuando el Tribunal Oral Federal (TOF) 1 ratificó el año pasado que se llevaría a cabo el juicio oral.

Sus defensas sostuvieron que las pericias realizadas cuando la causa llegó al TOF 1 determinaron que la operatoria dedólar futuro era un instrumento idóneo como "herramienta de control para la estabilidad monetaria y cambiaria del país" y que no hubo perjuicio para el Estado nacional, sino, por el contrario, se produjeron ganancias.

Casación tendrá en sus manos la definición de un caso que, paradójicamente, refleja que entre los compradores de dólares a futuro no figuraron funcionarios de la administración de Cristina Fernández sino, por el contrario, personas que luego estaban muy ligadas a la gestión de Cambiemos, desde funcionarios del gobierno de Mauricio Macri hasta empresarios que nunca ocultaron relaciones y simpatías.

Quiénes compraron dólar futuro 


Entre quienes operaron en la compra de dólar futuro en aquellos días, como registró una investigación realizada por el fallecido dirigente socialista de Rosario Héctor 'Tigre' Cavallero y difundida en diciembre de 2016, se encontraban Pablo Curat (quien luego fue director del BCRA); Luis Caputo (a través de un fondo de inversión creado por él, Axis); el grupo Pegasus, de Mario Quintana; José Torello (apoderado nacional del PRO por entonces); Martín Lousteau; Gustavo Lopetegu i y también, entre muchos otros operadores, el grupo Socma-Chery, de la familia Macri.

Todos ellos, al igual que muchos otros compradores de dólar futuro entre el 1º de septiembre y el 18 de noviembre de 2015, se beneficiaron con la devaluación inicial de la gestión de Cambiemos, dispuesta por el exministro de Economía Alfonso Prat Gay.