La militante feminista y asesora presidencial Dora Barrancos celebró el envío del proyecto de aborto legal del presidente Alberto Fernández al Congreso y remarcó que se iba a presentar en marzo, pero la aparición del coronavirus en Argentina dilató los plazos y complicó el panorama cuando el mandatario tuvo que dictar el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO).

"Esto se iba a presentar en marzo pero el Covid le puso un dique", sintetizó la historiadora y socióloga, y recordó que en la apertura de las sesiones ordinarias en el Congreso "Alberto dijo que iba a mandar el proyecto de aborto, pero luego se interpuso el coronavirus".

La declaración del aislamiento preventivo en todo el país complicó la posibilidad de avanzar con la iniciativa oficial, de acuerdo a Barrancos, quien consideró correcta la decisión de postergarlo hasta ayer, cuando finalmente ingresó a la Cámara de Diputados el texto elaborado por la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra.

"Me pareció muy sensato, razonable y estratégico que el Presidente no mandara el proyecto de aborto cuando se impuso el Aislamiento por el Covid. Si mandaba el proyecto en marzo con el ASPO hubieran dicho que se quería aprovechar de la situación", explicó.

Al respecto, subrayó que "ahora ya se hacía cada vez más exigente la presentación", por la "íntima convicción" del Gobierno para que la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) sea ley "y porque ya  había cristalizado el sentimiento de que tendríamos ley este año".

Para Barrancos, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito "va a apoyar este proyecto". Se trata de la organización que en los últimos 15 años presentó su proyecto de IVE siete veces hasta que en 2018 fue tratado por primera vez. El año pasado lo envió nuevamente, pero no fue tratado.

"El proyecto que envía el Gobierno se apega absolutamente a la base de la Campaña Nacional", aseguró la asesora presidencial, y aclaró que la iniciativa del Poder Ejecutivo "no incluye la objeción de conciencia institucional" para realizar la práctica de aborto, pero "sí de las personas", por lo que un médico o médica se puede negar a llevar adelante el procedimiento pero la institución donde trabaja debe garantizarlo.

La socióloga celebró el envío del documento a la Cámara baja. “Estamos exuberantes. Es la primera vez que ocurre el envío de un presidente de un proyecto de aborto. Esto va a tener una proyección en América Latina", festejó.

Además, aseguró: "No quise saber antes cómo era el proyecto. Estaba en excelentes manos con Vilma Ibarra, Elizabeth Gónez Alcorta y Ginés González García”, sostuvo en referencia a la secretaria Legal y Técnica, la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, y el ministro de Salud, respectivamente.

"Es inmensa la tarea de Vilma Ibarra y Elizabeth Gómez Alcorta. El presidente tiene una inmensa convicción con la Interrupción Voluntaria del Embarazo", destacó, y agregó que "ayer estaba muy emocionada".

Con respecto a las exposiciones de miembros de la sociedad civil que hubo durante el tratamiento en comisiones del proyecto de IVE en Diputados durante 2018, negó que se vayan a repetir en esta ocasión.

"Los debates de 2018 de casi 1.000 personas no hay ninguna razón para reeditarlos. No es necesario volver a oír nuestras voces. Están ya las grabaciones", indicó.

Por otra parte, adelantó que el proyecto del Plan de los Mil Días "seguramente pase por Presupuesto pero en la Interrupción Voluntaria del Embarazo no hay esa necesidad". "Esperamos un tratamiento rápido del proyecto de IVE", enfatizó.