El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, estimó que “probablemente” la inflación de este año llegue al 21%, muy por encima de las metas del Banco Central, y pronosticó que la economía crecerá este año alrededor del 3%. Dujovne proyectó que el crecimiento de este año estará en torno al 3%, con “algún margen de error”, en una entrevista concedida a corresponsales extranjeros.

Destacó que la autoridad monetaria “está haciendo un enorme esfuerzo, una enorme tarea para combatir la inflación y pensamos que eso se está viendo, que la inflación está bajando y que va a seguir bajando”. En su esquema de metas de inflación, el Banco Central pretendía para este año una suba de precios de hasta el 17%, porcentaje que ya fue superado que podría superarse en cuatro puntos porcentuales a fin de año, de acuerdo con la estimación de Dujovne.

El ministro de Hacienda hizo referencia a un reciente informe de la calificadora Standard & Poorïs acerca de la vulnerabilidad de la economía argentina ante posibles subas de tasas de interés en los Estados Unidos. “Tenemos un riesgo de liquidez que es mucho más grande que el de solvencia. Pensamos que ese riesgo de liquidez va a ir bajando abruptamente en los próximos dos años”, enfatizó el ministro, en declaraciones a la prensa.

Además, consideró que 2018 “probablemente sea el último año donde la Argentina tiene que colocar una cifra significativa de su programa financiero en el exterior, pero de ahí en adelante van a ser cada vez menores los montos de deuda que vamos a tener que ir a buscar”. Al referirse al nivel de endeudamiento sostuvo que “el cociente de deuda-PBI va seguir creciendo durante 2018 y 2019 y empezará a bajar en 2020”. Agregó que en ese año “se va a tocar un punto máximo que será muchísimo más bajo que el que tienen los países emergentes”.

El ministro precisó que la Argentina tiene una deuda neta con el sector privado y organismos internacionales de aproximadamente el 27% del PBI, mientras que los países emergentes tienen en promedio 50 puntos. Destacó que el riesgo de liquidez va a ir “bajando abruptamente en los próximos dos años porque a medida que el déficit vaya bajando tenemos que emitir menos deuda”.