El exasesor presidencial Jaime Durán Barba analizó la situación del coronavirus en Argentina y celebró las medidas tomadas en comparación con otros países de la región. Pese a afirmar que en la actualidad no tiene contrato con ningún posible candidato ni partido político en la Argentina, aprovechó la entrevista para posicionar a Larreta e imaginar dificultades en el tratamiento de la pandemia del coronavirus de haber sido Mauricio Macri el presidente, por culpa de la “oposición antidemocrática” del kirchnerismo.

Con 72 años y algunos antecedentes médicos que lo ponen en el grupo de riesgo ante el Covid-19, Duran Barba cumple una cuarentena estricta,"encerrado en un penthouse" en Quito, Ecuador, desde donde destacó el accionar del jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, y calculó que de no ser por la aplicación "temprana" del aislamiento social preventivo y obligatorio  Argentina ya tendría "80 mil muertos".

En una entrevista con Radio Con Vos, contrastó la situación Argentina con la que se vive en Ecuador -que cuenta oficialmente 8 mil muertes por coronavirus- y planteó: "Si comparamos el promedio de personas que se enteraron en noviembre, diciembre y enero, y las que se han enterrado en abril, mayo y junio, hay 18 mil muertos (por Covid-19). Ecuador tiene la cuarta parte de la población de Argentina. Pensemos que si esto hubiese ocurrido en Argentina estaríamos en 80 mil muertos".

 

"Hubo dos condimentos que han hecho que Argentina tenga el mejor manejo de América del tema: uno, la reacción temprana. En febrero, cuando nadie le daba importancia a esto en el mundo, Rodríguez Larreta hizo una rueda de prensa diciendo que la Ciudad empezaba a tomar medidas", destacó el consultor de imagen.

El ecuatoriano destacó también "el que haya existido una coordinación de las distintas autoridades de Provincia, Ciudad y Nación, dejando de lado, al menos por el momento, sus discrepancias, preocupados por la vida de la gente.Y afirmó que "ha producido este resultado". En este sentido, lo comparó las grandes cantidades de casos y muertos que hay en países vecinos como Perú, Brasil o Nicaragua.

Consultado sobre si en la actualidad asesora o trabaja para el expresidente Macri, sostuvo: "No, en este momento no tengo relación con ningún político argentino, y por eso es que estoy saliendo fácilmente a medios, porque mis opiniones no complican a nadie. Eso me deja muy libre para decir lo que quiera".

"Antes estaba muy vinculado a Mauricio, y cualquier cosa que yo dijera era tomada como que era algo que Mauricio opinara. Ahora no. No estoy asesorando a nadie", aunque "conservo mi gran relación con mucha gente en Argentina", explicó, al recordar que estudió en el país durante la década de 1970 y pasó mucho tiempo aquí en los últimos años.

Respecto a si ve a Macri como candidato en las próximas elecciones, afirmó que "no cabe elucubrar nunca", y sobre cómo hubiera manejado la pandemia, consideró que "seguramente hubiera tenido más dificultades, porque la oposición no era democrática".

"Macri tenía todos los días manifestaciones. Había sistemáticamente una actitud desestabilizadora de la oposición", planteó, y comparó: "En este gobierno yo no veo que ningún líder le diga que se vaya en helicóptero. La mayoría cree que Alberto Fernández debería terminar su período, no ocurría eso con Macri".

Sobre las manifestaciones en contra de la intervención y expropiación de la cerealera Vicentin, consideró que "son espontáneas" y organizadas por el boca a boca que se da en Internet, y "no las maneja nadie, si la gente se enoja no es que un partido lo organiza".

El asesor político pasa la cuarentena "totalmente encerrado". "Tengo 72 años, hipertensión y diabetes. Soy un objeto de peligro total, el coronavirus afecta a este tipo de personas. Cuando la cosa se complicó a fines de febrero me vine desde Buenos Aires y estoy encerrado en un penthouse que tengo en Quito, muy activo trabajando por la red", contó.