En el aniversario número 199 de la creación de la Universidad de Buenos Aires ( UBA), el presidente Alberto Fernández participó por videoconferencia desde la residencia de Olivos para homenajear a la casa de estudios superiores donde obtuvo su título de abogado y en la que es docente desde hace más de 30 años. En el acto virtual, destacó su rol durante la pandemia al poner al servicio de la comunidad sus recursos y estudiantes, y se nombró como "orgulloso de haber caído en la universidad pública".

Del acto participan desde la quinta presidencial también el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, el rector de la UBA, Alberto Barbieri y la decana de la Facultad de Farmacia y Bioquímica, Cristina Arranz. Además, se inauguró la sala de operatoria dental de la Facultad de Odontología.

"No me es fácil un día como hoy" hablar, comenzó su discurso el Presidente, al desearle "feliz cumpleaños" a la UBA. "Mi vida está absolutamente colmada de la Universidad de Buenos Aires. De allí egresó mi padre, mis hermanas, egresé yo. En esa universidad enseño desde que tengo 25 años, y para mí es muy importante, como para todos los argentinos", contó.

Fernández recordó la importancia que le dieron a la educación pública primaria personajes históricos como Domingo Sarmiento o Juan Bautista Alberdi, la aparición de las universidades y la "revolución" que significó en el mundo la Reforma Universitaria en Córdoba. "Eso le dio a la universidad pública un impulso impresionante", repasó.

"Y un día, el peronismo dijo que la universidad era gratuita. Y allí el sueño de 'M'hijo el dotor' empezó a ser posible", recordó. "Cuando escucho que Alberto Barbieri", el rector de la UBA, "es primera generación universitaria de una familia de trabajadores, digo 'qué importante, cuánto pesa la universidad pública para que la movilidad social ascendente se concrete", expresó el mandatario.

Sobre esto, ratificó que "todos los días" se compromete con la universidad pública. "Fui parte de los profesores que debió dar clases por Zoom para que sus alumnos no pierdan el curso, y desde Olivos les di clases y les tomé examen. Para todos fue una experiencia única, distinta, pero necesaria. Porque lo que ninguno quiso es que los alumnos pierdan su año", remarcó con respecto a la situación de los estudiantes.

Además, celebró que la UBA "puso al servicio de la sociedad" sus recursos, tanto sus hospitales y laboratorios como sus alumnos voluntarios. "Lo que más deseo es que siga siendo la universidad que es, que está entre las 100 mejores universidades del mundo, y la única pública, que no es poco, es mucho", manifestó.

Fernández contrastó ese hecho con una frase del expresidente Mauricio Macri durante su gestión, al plantear que "algunos nos quieren hacer creer que algunos tienen la desgracia de caer en la educación pública". "Cinco premios Nobel cayeron en esa desgracia. El Presidente de la Nación cayó en la universidad pública. El jefe de Gabinete de Ministros cayó en la universidad pública. Orgullosos, felices y comprometidos de haber caído en la universidad pública", ironizó.

"Educar en los tiempos que vivimos es invertir. Las sociedades son ricas no por los minerales que tienen o los graqnos que producen, sino por la ciencia y tecnología que desarrollan. En estos tiempos de pandemia, hemos visto que nuestros científicos casi todos salieron de la universidad pública, y desarrollan soluciones que la Argentina necesita", remarcó.

El año que viene, cuando la UBA cumpla 200 años, "el primero que va a esta aplaudiendo va a ser un hijo y un profesor de la universidad pública, que es el Presidente de la República", prometió, emocionado, y se colocó una pechera con la frase "Orgullo UBA", igual que la que lucieron estudiantes de la casa de estudios que participaron del acto virtual.

Mientras tanto, aseguró que su gestión pondrá "todo el empeño para que los argentinos y argentinas que se están educando tengan una mejor educación, mejores instalaciones, porque de ese modo vamos a estar invirtiendo en nuestro futuro". 

"Varios presidentes de la nación han pasado por nuestras aulas, y hoy tenemos el orgullo de estar celebrando estos 199 años con la presidencia de este acto del señor Presidente de la Nación que hoy voy a saludar como el profesor Alberto Fernández, el egresado Alberto Fernández, el estudiante Alberto Fernández", resaltó el rector Barbieri, quien también destacó a Cafiero como graduado de la UBA.

En este sentido, expresó: "Nos llena de orgullo contar con graduados de esta universidad con esta enorme responsabilidad social y compromiso con nuestro país". En el contexto de la pandemia, destacó que la universidad puso a disposición del Estado "toda su red de hospitales" e institutos de investigación, así como "miles de voluntarios" estudiantes de "todas las carreras", que "desinteresadamente se anotaron" para dar su apoyo al sistema de salud.

Por eso, ratificó el "compromiso" de la UBA para colaborar con el Gobierno para "superar esta pandemia", así como el de las "57 universidades nacionales" de la Argentina.

"Hoy especialmente sentimos cómo la universidad fue capaz de aceptar el desafío de continuar con sus actividades formando profesionales y ayudando en esta situación complicada de la salud del país", subrayó Arranz, quien destacó que "para la Universidad de Buenos Aires es un orgullo" que Fernández esté "festejando estos 199 años".

Sobre el rol de la casa de estudios en la pandemia, la decana enfatizó que "los laboratorios están haciendo diagnósticos y trabajando los siete días de la semana para poder dar respuesta a las necesidades que tenemos en el país".

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, también tuvo una intervención desde la Facultad de Odontología, en la que planteó: "Es un momento en este aniversario para reafirmar el compromiso de nuestro Gobierno no sólo con la eduación pública democratizante y de calidad, sino también con nuestro sistema universitario", ya que los últimos años "han sido difíciles para la universidad", no sólo por la falta de "financiamiento, sino también por el desafío de construir entre el Estado nacional y el sistema universitario un camino común".

"Todos somos conscientes de que en el proceso de transitar la pandemia sino también en el proceso de recuperar el desarrollo, las universidades tienen que ser protagonistas, y ahí siempre habrá un lugar especial para la Universidad de Buenos Aires", sostuvo.

Cafiero, en tanto, destacó "la tarea que se viene llevando no sólo desde la Universidad de Buenos Aires sino también en el resto de las universidades y ámbitos académicos" por "cómo todo se fue adaptando" al contexto actual por el coronavirus. "Ahora todos somos parte de esta nueva ética del cuidado, donde tienen que aflorar todos los sentimientos solidarios.