El ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray negó ayer ante la Justicia haber avalado una quita en la deuda impositiva que la imprenta Ciccone Calcográfica mantenía con ese organismo.

Echegaray declaró ante el juez federal Ariel Lijo y el fiscal federal Jorge Di Lello a raíz de que Alejandro Vandenbroele lo vinculó con el levantamiento de la quiebra de Ciccone, en el marco de su declaración como "arrepentido".

Apenás ingresó al Juzgado se le leyó la imputación y se le mostró una fotocopia sobre un proyecto interno de la AFIP, en el que se hacía referencia a un plan de facilidades que se le otorgaría a Ciccone para salir de la quiebra.

Además de negar las acusaciones, el ex jefe de la AFIP cuestionó el documento aportado por Vandenbroele. Según explicó, la fotocopia era una resolución que le habían elevado en su momento como titular del organismo, sin embargo aseguró que dejó por escrito que a Ciccone no se le iba a dar la quita de deuda impositiva, sino el levantamiento de la quiebra, algo que finalmente se hizo.

El levantamiento de la quiebra fue dictaminado por las autoridades de la Dirección General Impositiva (DGI), según sostuvo Echegaray, quien además manifestó que son áreas que trabajan independientemente del titular de la AFIP.

Sobre el ex vicepresidente Amado Boudou, Echegaray sostuvo que mantuvieron dos reuniones en el Ministerio de Economía, en las que el ex funcionario detenido le recalcó la importancia de mantener las fuentes de trabajo en la imprenta Ciccone ante el proceso de quiebra que afrontaba.