Por unanimidad, el Senado votó anoche hacer lugar al pedido de allanamiento a los domicilios de la ex presidenta Cristina Kirchner solicitado por el juez Claudio Bonadio en el marco de la causa que investiga los presuntos pagos de coimas en la obra pública durante la anterior administración.

Con 67 votos a favor, incluido el voto de Cristina, la Cámara alta aprobó el dictamen que autorizó los allanamientos y le pidió al juez Bonadio que cuide "el derecho a la intimidad" de la senadora del Frente para la Victoria. Sin embargo, no se lograron aprobar las condiciones exigidas por la ex mandataria debido a que 47 senadores votaron a favor de dejar el dictamen como estaba y otros 20 lo hicieron en contra en relación a los reclamos sobre las características de los operativos.

Pasadas las 14.20 dio comienzo la sesión que tuvo como primer orador al senador Ernesto Martínez ( PRO) quien recordó que su bloque reclamó "con toda claridad y luego de tres sesiones, casi como un ruego, que prestigiemos la buena política, habilitando una medida judicial que nos ha sido pedida por un juez federal".

A su turno, la legisladora Ana Claudia Almirón (FpV) cuestionó la imparcialidad de Bonadio al sostener que "el mismo juez y el mismo fiscal tomaron la causa sin sorteo alguno, violando el debido proceso legal y la garantía del juez natural", consideró que el allanamiento tiene por finalidad "montar un show mediático y generar un impacto televisivo" para "tapar la verdad de lo que sucede en Argentina".

En tanto que María Inés Pilatti Vergara (FpV), una de las oradoras más duras, dijo no ver la "manera de justificar este allanamiento porque no concibo a los fueros sino como un concepto integral", y le pidió a Bonadio que se escanee la cabeza para ver si le "queda una neurona de sensatez republicana".

Luego, y en obvia alusión al bloque Justicialista, les dijo que pueden "quedar bien con las señoras gordas que se pronunciaban anoche frente al Congreso, pero ¿saben qué? En los barrios de donde nosotros venimos eso se llama traición, y de la traición no se vuelve".

"¿Saben por qué no avanzaron las causas de corrupción? Porque repartieron flan. Flan para el juez, flan para el fiscal, para el periodista militante", dijo parafraseando al actor Alfredo Casero, el senador Esteban Bullrich, quien remató diciendo que "en la Argentina hubo escasez de huevos para que avanzaran las causas de la corrupción. Faltó coraje".