El "aplausómetro" habló: por ovación popular, San Luis será la sede del próximo Encuentro Nacional de Mujeres (ENM), que en su edición 35 podría tener varios cambios en su nombre como respuesta a la demanda histórica de los pueblos originarios y las disidencias sexuales.

Este lunes al mediodía se llevó a cabo el acto de cierre del 34° ENM en territorio querandí, en el Estadio Único de La Plata, ciudad que alojó a alrededor de 500 mil personas durante los tres días del fin de semana largo.

A pesar de la tormenta eléctrica del sábado y la suspensión de algunas actividades culturales por el mal tiempo, los micros, trenes e incluso una caravana con motos no pararon de llegar y pudieron llevarse a cabo tanto los talleres como la marcha del domingo que recorrió todo el distrito y se constituyó como la más masiva en la historia de La Plata.

Durante el acto de cierre se leyeron las conclusiones de casi todos los talleres que se desarrollaron en las aulas de las distintas facultades de la Universidad Nacional de La Plata --que, en total, fueron 87, más 27 conversatorios--. Allí, además, se decidió por ovación popular el lugar de la próxima sede, que será San Luis.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El Encuentro se va para la provincia de San Luis!!!! #34enmlaplata2019

Una publicación compartida de Encuentro Nacional de Mujeres (@34enmlaplata2019) el

Pero un punto central del cierre tuvo que ver con el debate por el cambio de nombre, una cuestión que también atravesó los tres días del encuentro así como los dos anteriores, que fueron en Trelew y Resistencia: reconocer que "Encuentro Nacional de Mujeres" deja afuera tanto a las 36 naciones indígenas que habitan el territorio formalmente llamado "Argentina", como a las travestis, trans, lesbianas, bisexuales y personas no binarias que no se identifican como mujeres. 

Las periodistas y militantes Claudia Vásquez Haro y Zulema Enríquez (integrantes del colectivo trans y del pueblo quechua, respectivamente) lograron subirse al escenario a pesar de la resistencia de la comisión organizadora y se pronunciaron por el cambio de nombre a "Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans, Bisexuales y No Binaries" en 2020, lo cual fue celebrado por la gran mayoría del público. Sin embargo, esto aún no fue oficializado por parte de la organización, por lo que no se ha hecho efectiva la modificación.

"La apertura, la peatonal Feminista, el 80% de las conclusiones de los talleres y el acto de cierre ratificaron el cambio de nombre. A partir de este hecho, creemos que se inicia un proceso profundo de (de) construcción en el seno del movimiento y tendrá su fuerte correlato a futuro: por un lado, dinamizar las viejas y anquilosadas estructuras organizativas de las Comisiones Organizadoras y por otro, el inmenso desafío de construir colectivamente futuros Encuentros más democráticos, siempre independientes, siempre autogestionados, antirracistas, antipatriarcales, anticolonialistas y anticapitalistas", explicaron en un comunicado de prensa de la campaña Somos Plurinacional.

Este reclamo atravesó gran parte de los talleres, en los que se debate sobre diferentes temas y problemáticas para sacar una conclusión y poder hacer reclamos tales como pedidos de políticas públicas concretas. Pero también estuvo presente en las calles y las plazas, como en la ya clásica Asamblea de Feministas de Abya Yala que se hizo en la plaza San Martín y de la que participaron referentas feministas de pueblos indígenas de Guatemala, Bolivia y Brasil, entre otras.

"Acabamos de vivir un momento histórico en la historia de los 34 años del Encuentro de Mujeres. Finalmente se ha declarado el Encuentro como Plurinacional y de las Disidencias, porque entendemos que no sólo existe una identidad nacional argentina, sino que somos 36 pueblos originarios, y además somos migrantes, afro. No sólo somos mujeres. No legitimamos el concepto binario y biologicista de entender sólo varones y mujeres: somos mujeres, lesbianas, trans, travestis, bisexuales y no binaries", remarcó Zulema Enríquez en diálogo con revista Alta Trama.

Según relató Enríquez, "al principio la comisión organizadora no dejaba" que se acerquen al escenario a declarar el cambio de nombre, pero "ante el reclamo, la violencia, los moretones y el apretuje de la gente, finalmente la comisión organizadora dio cuenta del reclamo histórico y pudimos subir al escenario a contar que este encuentro cambió de nombre. El encuentro ya no es más nacional y de muejeres", contó.

Esto, explicó, da cuenta de "pueblos originarios invisibilizados, que fueron exterminados en el marco de la construcción del Estado-Nación". "Finalmente la historia nos menciona porque existimos", celebró.

Ver más productos

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Ver más productos