El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó dos préstamos, uno a Argentina por 130 millones de dólares y otro a Chile por 150 millones que permitirán iniciar la construcción del túnel de Agua Negra que conectará ambos países.

El proyecto, indicó ayer el BID, permitirá mejorar la integración transfronteriza, expandiendo el acceso de la región a los mercados internacionales a través del corredor bioceánico que conectará el Atlántico con el Pacífico por la ruta Coquimbo (Chile)-San Juan (Argentina)-Porto Alegre (Brasil).

El nuevo túnel tendrá una longitud de 13,9 kilómetros e incluirá dos galerías, una para cada sentido del tráfico, acortará la distancia de la ruta en 40 kilómetros con respecto al paso actual, eliminará curvas, y permitirá el paso de automóviles y camiones de carga a lo largo de todo el año.

Esta operación comprende los dos préstamos, que pueden ampliarse hasta alcanzar un máximo de 1.500 millones de dólares que es el costo estimado total del proyecto.

En el caso del préstamo a Argentina, esta primera operación tendrá un plazo de amortización de 25 años con un período de gracia de 4,5 años, mientras que el préstamo a Chile tendrá un plazo de amortización de 11 años con un período de gracia de hasta 10 años. Ambos préstamos tienen una tasa de interés basada en Libor

Esta primera operación del proyecto prestará apoyo (económico) a las unidades técnicas nacionales y regionales que están a cargo del proyecto, y financiará la construcción de los primeros segmentos del túnel, incluyendo obra civil, creación de carreteras de acceso temporal y excavación de portales en ambos países, se indicó.

“El túnel potenciará los flujos comerciales en la región a través del acceso de los países de la cuenca atlántica (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) a los puertos del Océano Pacífico y viceversa” afirmó José Luis Lupo, gerente de países del Cono Sur del BID.