El ex titular del sindicato de marítimos (SOMU) Omar Caballo Suárez comenzó a ser monitoreado con una tobillera electrónica, mientras se espera si la Cámara Federal confirma o no el beneficio del arresto domiciliario que cumple desde el viernes último en la residencia de su hija, en Olivos.

En tanto, el abogado de Suárez, Carlos Broitman, reiteró que el estado de salud de su defendido es delicado y pidió que lo dejen "llegar vivo" al juicio oral.

La tobillera que se le colocó a Suárez, en cumplimiento del programa de vigilancia del Ministerio de Justicia, se sumó a las medidas de vigilancia y restricciones ordenadas por el juez federal Sebastián Ramos, quien le prohibió salir de la casa de su hija en Olivos sin avisar en Tribunales, entre otras medidas, informaron fuentes del caso.

Desde ahora, su situación será monitoreada por el juez federal Sergio Torres, quien reemplazará durante los próximos días a su colega Rodolfo Canicoba Corral, magistrado que lleva la causa contra el sindicalista.