El Museo Casa Rosada incorporó ayer el auto presidencial Cadillac descapotable que compró el ex presidente Juan Perón en 1955, restaurado sin costo por la Fundación Museo del Automóvil, que lo dejó en condiciones de ser utilizado nuevamente. El auto fue encontrado en estado de abandono en un galpón de la Residencia de Olivos: "Fue un ejemplo más del descuido en que encontramos gran parte del patrimonio cuando asumimos el Gobierno, lo que, a su vez, ilustra el estado de descuido en que encontramos el país", dijo el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, al presentar el auto en el Museo.