Un plenario de comisiones del Senado comenzará a analizar el próximo martes el proyecto de ley del Poder Ejecutivo que establece la creación de "capitales alternas", que apunta a revitalizar el federalismo y consagrar como obligatoria la realización de reuniones de gabinete nacional en el interior del país para atender las problemáticas particulares de cada distrito.

El proyecto, enviado por el gobierno el pasado 12 de febrero, será analizado por un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Presupuesto y Hacienda. El Gobierno busca potenciar el desarrollo de ciudades alternativas a las capitales provinciales.

"Crear en cada provincia una capital alterna de la Argentina y obligar al gobierno nacional a trasladarse una vez por mes ahí, y escuchar in situ los problemas. Porque una cosa es ver estadísticas y otra es ver y escuchar a la gente, porque uno puede entender verdaderamente la dimensión del conflicto", sostuvo en su momento Fernández, durante una visita a Mendoza en septiembre, cuando todavía era candidato por el Frente de Todos.

El plan establece un cronograma de 24 reuniones en 24 meses y siempre con la presencia del Presidente y el ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro, el "articulador" de la iniciativa frente a los gobiernos provinciales y municipales.

Otros cinco ministros acompañarán las visitas a las "ciudades alternas", según un esquema rotativo que se irá armando "de acuerdo a la agenda y las problemáticas" de cada distrito, por las que estarán también el gobernador y el intendente local junto a sus colaboradores, señalaron las fuentes.

En el listado aparecen Río Grande (Tierra del Fuego), Caleta Olivia (Santa Cruz), Comodoro Rivadavia (Chubut), San Carlos de Bariloche (Río Negro), Cutral Có (Neuquén), General Pico (La Pampa), Mar del Plata (Buenos Aires), La Matanza (Buenos Aires), Rosario (Santa Fe) y Río Cuarto (Córdoba).

También se prevén reuniones en Concordia (Entre Ríos), Goya (Corrientes), Oberá (Misiones), Roque Sáenz Peña (Chaco), San Pedro de Jujuy (Jujuy), Orán (Salta), Tinogasta (Catamarca), Monteros (Tucumán), Termas de Río Hondo (Santiago del Estero), Chilecito (La Rioja), Caucete (San Juan), Guaymallén (Mendoza), Formosa (Formosa) y San Luis (San Luis), estas últimas dos, como una excepción, porque "en algunos casos la segunda ciudad está muy lejos de la capital o es de difícil acceso", explicaron en Casa Rosada.