La Cámara de Diputados definió este miercoles el sistema para sesionar virtualmente, con computadoras encriptadas y chequeo biométrico, mientras que el Senado analiza un acuerdo político que habilite debatir a distancia, aunque no descarta de plano al menos una sesión presencial, para tratar leyes tributarias que atenúen los efectos económicos de la pandemia de coronavirus (Covid-19) en medio de una crisis mundial sin precedentes.

Mientras aguarda una definición de la Corte Suprema de Justicia para dar validez a sesiones remotas y ante una eventual negativa, la vicepresidenta y presidenta del Senado, Cristina Kirchner, evalúa avanzar en una propuesta para modificar el reglamento de manera virtual pero no desestima de plano una sesión en forma presencial.

La directora de Asuntos Jurídicos del Senado, Graciana Peñafort, declaró que si el máximo tribunal rechaza dar aval legal a sesiones virtuales podría haber "una sesión presencial" con los "muchísimos riesgos" que ello implicaría y advirtió que, en ese caso, los jueces de la Corte "serán responsables si alguien se enferma".

En diálogo con Télam, la funcionaria aclaró no obstante que una modificación del reglamento "también podría acordarse virtualmente" y cuestionó a la oposición al señalar que "hace 15 días pedía una modificación vía virtual y luego cambió de parecer" después de que la vicepresidenta formuló su planteo de aval a la Corte.

En una serie de tuits, la vicepresidenta se sumó a las críticas del oficialismo al dictamen del Procurador General Eduardo Casal, quien el martes se pronunció en contra de que la Corte Suprema tenga competencia para resolver la validez de sesiones virtuales.

"Cuando la Corte Suprema quiere tratar y resolver un asunto, lo hace independientemente de cualquier legislación y jurisprudencia", escribió la ex mandataria en respuesta al fallo del Procurador interino a quien el oficialismo acusó de introducir "un tinte político" en su resolución.

Un borrador, un memo y un video explicativo sobre la app

En la Cámara de Diputados, en tanto, el presidente de la Cámara, Sergio Massa, ya envió a los jefes de los bloques políticos el borrador de la resolución para sesionar online en una semana o 15 días, mediante un sistema que incluirá votación por parte y "garantías de seguridad y tecnológica", según adelantó.

Desde la oposición, los representantes de Juntos por el Cambio de ambas cámaras señalaron que estudiarán todas las proposiciones, anticiparon que no se opondrán a debatir a distancia pero señalaron que "en principio, debería haber al menos una sesión presencial que autorice futuras sesiones virtuales".

El diputado nacional del PTS y el Frente de Izquierda, Nicolás del Caño, en tanto, aseguró que "no hay impedimentos para que el Congreso sesione" y reiteró: “Lo venimos diciendo desde el primer día. No hay impedimentos para que el Congreso sesione. Si hay legisladores que no pueden participar por ser población de riesgo, se pueden disponer medios electrónicos para su participación".

Fuentes parlamentarias confirmaron que mañana a la tarde se reunirá la Comisión de Modernización de la Cámara baja -que sería presidida por la diputada del Frente de Todos Daniela Vilar- y deberá aprobar esos cambios al reglamento, tras lo cual quedaría allanado el camino para la realización de la sesión online.

Si bien las fuentes estiman que la sesión en Diputados se podría realizar la semana próxima o bien en 15 días, la fecha de convocatoria surgiría de un acuerdo político entre los presidentes de los bloques del oficialismo y de la oposición.

En el borrador enviado por Massa a los presidentes de bloques, se detalla paso a paso cómo será una sesión, desde el acceso personalizado al Virtual Private Network de la Cámara, la verificación de identidad y el chequeo biométrico instantáneo, a la votación por parte de los participantes de la sesión.

El borrador fue acompañado de un memo explicativo y un video de funcionamiento de la aplicación -app- que se cargará en una computadora encriptada que tendrá cada diputado.

Impuesto a las grandes fortunas

En cuanto al temario, adelantaron que se podría incluir en ese plenario, una serie de herramientas para el Poder Ejecutivo en el marco impositivo, básicamente de promoción e incentivo a la producción y servicios esenciales ante la pandemia.

"No es ningún secreto que los temas a tratar son los elaborados en materia tributaria", sostuvo Peñafort sobre los proyectos a los que se daría prioridad en ambas cámaras, entre los que se encuentran la iniciativa de los diputados Máximo Kirchner y Carlos Heller para gravar a las grandes fortunas.

El senador del Frente de Todos, Oscar Parrilli, explicó que se debatirán temas "de alto impacto económico y social" que buscan mitigar los efectos económicos de la pandemia y "es lógico y solidario, dijo, que se le pida mayor esfuerzo a los que más ganaron en los últimos años".