La Cámara de Diputados aprobó en sesión especial, y por medio de la votación a mano alzada, el proyecto de declaración en repudio al "golpe de Estado" en Bolivia que impulsó la oposición. El mecanismo de votación fue resuelto por el presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, luego de que la oposición y el oficialismo no pudieran limar diferencias y ponerse de acuerdo en un texto común. Tras casi 5 horas de sesión, Cambiemos decidió la abstención pero la modalidad de votación impidió que pudiera expresarse en ese sentido. El proyecto oficialista proponía aludir a una situación de "quiebre institucional".

En tanto, el Senado aprobó la declaración de "enérgico repudio al golpe de Estado" en Bolivia. La declaración se aprobó con 29 votos a favor, 8 en contra y 4 abstenciones, pero hubo seis senadores de Cambiemos que iban a abstenerse y terminaron votando en contra para evitar que la sesión se quedara sin quórum, por lo que los votos de rechazo genuinos fueron dos: Federico Pinedo y Roberto Basualdo. Dado que las abstenciones restan al quórum necesario para sesionar (37 senadores), la oposición y el oficialismo acordaron en pleno recinto, con la mediación del presidente provisional de la Cámara, Federico Pinedo, evitar esa situación.

La declaración que se aprobó fue la que impulsaron los bloques del Frente para la Victoria y Justicialista expresa el "más enérgico repudio al golpe de Estado" en Bolivia "contra el gobierno democráticamente electo del presidente Juan Evo Morales Ayma".

Además, exhorta al Poder Ejecutivo a que "en virtud del quiebre democrático ocurrido en el hermano país, conceda asilo a cualquier integrante del gobierno" de Morales que lo solicite. Cambiemos presentó un proyecto de declaración propio en el que evitaba hablar de "golpe de Estado" para no contrariar la postura del Gobierno por lo cual el PRO y la UCR acordaron un texto que hablaba de un "golpe a la democracia".