El presidente del Consejo de la Magistratura, Miguel Piedecasas, alertó hoy que si bien el 49 por ciento de los casi 20 mil empleados del Poder Judicial son mujeres, el porcentaje bajó en los últimos dos años un 5 por ciento y que en las ternas de selección de magistrados sólo un 30 por ciento son mujeres.

En este sentido, comprometió a todos los funcionarios de la institución que preside y a los miembros del Congreso Nacional a “incluir la perspectiva de género, además de la idoneidad y la solvencia técnica para la designación de jueces”.

Durante un acto homenaje por el Día Internacional de la Mujer que se realizó en la sede del Consejo con expositoras como Elena Highton de Nolasco y María Lilia Gómez Alonso de Díaz Cordero, Piedecasas destacó “el altísimo valor personal e institucional de las mujeres presentes y de todas las que trabajan en el Poder Judicial” y aseguró: “Nuestro compromiso es con su lucha”.

Al respecto, indicó que “el Consejo ha trabajado muchísimo en materia de género, aunque se ha avanzado parcialmente”, ya que “de las 19.798 personas que trabajan en el Poder Judicial, en 2015, el 54,75 por ciento eran mujeres y este año bajó al 49,05”.

“Esto es un llamado de atención, sin perjuicio que hay variables de todo tipo. Sin embargo, las mujeres magistradas ocupan un 30 por ciento de los cargos y el resto son varones. Hay que hacer un análisis profundo sobre esto”, dijo y agregó: “Es cierto que el Consejo no designa ni crea los cargos, pero sí participamos en la selección de los magistrados y magistradas . ahí debemos trabajar”, informó Piedecasas, tras un detallado análisis de la situación que realizó esta semana junto a la Comisión de Selección de la Magistratura.

“Si bien hemos notado en los concursos la mayor presencia femenina, hay que seguir trabajando con el Senado para que sean más las mujeres designadas”, instó Piedecasas, quien pidió “la modificación del reglamento de concurso para que además de estar basado en la solvencia técnica y la idoneidad, esté atravesado también por la perspectiva de género”.

Por su parte, Highton de Nolasco, vicepresidenta de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, consideró que “si ahora somos el 30 por ciento de juezas, deberíamos ser el 52 por ciento, proporcional a cuántas somos en la población”.

En este sentido, bregó por más informes y estudios respecto de la perspectiva de género, ya que consideró que “sin estadísticas no hay política, ni de género ni de nada”.

A su turno, la presidenta de la Asociación de Magistrados, Gómez Alonso de Díaz Cordero, también reclamó que las juezas sean más del 30 por ciento, “no solo porque somos iguales sino que en cierto modo muchas veces somos mejores, ya que le ponemos a la razón, un poco de corazón”.

“Tardaron casi 90 años en darse cuenta que las mujeres podíamos acceder a este cargo que hoy tengo, pero por suerte ahora soy uno más dentro de la asociación y cuento con la colaboración de todos, hombres y mujeres que la integramos de igual modo”, apuntó.

TambiÚn participaron del acto junto a Piedecasas, Liliana Catucci (integrante de la Cámara Federal de Casación Penal), Cristina Leiva (vicepresidenta de Asociación de Mujeres Jueces de Argentina), Alicia Tate (directora Unidad de Derechos Humanos del Consejo de la Magistratura), Adriana Donato (consejera), Maia Volcovinsky (representante Comisión Directiva Unión de Empleados Judiciales), Ines Weinberger (Presidente Superior Tribunal de Justicia CABA), Ana María Conde (vicepresidenta Superior Tribunal de Justicia CABA) y Julio Piumato (Secretario General de la Unión de Empleados Judiciales de la Nación), entre otros.